Una duda razonable sobre los vadeadores de pesca

Una duda razonable sobre los vadeadores de pesca

Una duda razonable sobre los vadeadores de pesca

por 1 de marzo de 2013 12 comments

Todos los pescadores que conozcan las ventajas que entraña contar con los servicios de un vadeador, a buen seguro afirmarán que ésta es una prenda que bien merece la pena tener en nuestra afición, independientemente de si buscamos al pez en masas de agua dulce o de agua salada. A priori, los modelos transpirables son altamente recomendables frente a los constituidos en neopreno por diversos motivos que un día glosaremos con profusión, pero, aun así, habrá quien reniegue de ellos por considerarlos innecesarios. En este orden de cosas, ¿hasta qué punto puede estar equivocado quien piense de esta manera?

Vadeadores de pesca

Razones de peso

En principio, el vadeador ha sido concebido para que el pescador no se vea limitado a la hora de practicar su afición, en especial cuando la disposición del terreno y la vegetación coartan enormemente su libertad de acción, vetándole el acceso a posiciones avanzadas o estratégicas, cuestión que puede tener tanta o mayor trascendencia que emplear los mejores carretes, cañas y utensilios que circulan en el mercado. Y es que como no podáis alcanzar aquella roca que asoma, o bien una determinada poza, o perdáis numerosos metros de lance en zona improductiva –léase, entre rocas próximas a la orilla con apenas un decímetro de profundidad–, tened por seguro que a menudo volveréis con las manos vacías.

Eligiendo con perspectiva

Cuando la orografía existente ofrece un escenario carente de canales o rocas dispersas que puedan albergar al depredador, o bien cuando no haya que alcanzar determinados puestos privilegiados sometidos a la acción del mar, existe un amplio abanico de opciones. En principio, en terreno seco siempre será más cómodo vestir ropa holgada y calzar unas buenas botas de montaña, salvo que estemos en tránsito hacia un sitio en el cual requiramos de las valiosas prestaciones del vadeador.
Por otra parte, y si bien es verdad que con un vadeador podemos adentrarnos en el medio y encajar cualquier salpicón traicionero sin que la temperatura corporal se vea afectada, el caso es que éste mermará severamente el movimiento si no está debidamente ajustado, cuestión que puede adquirir carácter crítico cuando, por ejemplo, se lidia con un oleaje que amenaza con barrernos del mapa al menor descuido. Asimismo, portar esta vestimenta nos puede inducir a perpetrar errores de cálculo con terribles consecuencias, habida cuenta que con él pisaremos enclaves que puede que no les tengamos cogido el tranquillo, quedando excesivamente expuestos a los tan imprevisibles como mortíferos embates del gran azul.

Carlos Prieto. Vadeadores de pesca.

Ajustes vitales

Con carácter general, calzar un vadeador es ampliamente ventajoso, aunque también tiene sus contrapartidas. Esta circunstancia viene dada por el hecho de encontrarnos dentro de un envase que es incapaz de purgar el líquido que pueda entrar en un momento dado, lo que puede suscitar serios problemas de seguridad, en especial si caemos al agua. Por eso, nunca debemos olvidar ceñir bien la correa en torno a la cintura para que, en caso de acaecer tal evento, no quedar vendidos. Y es que conviene tener en cuenta que al peso que ésta pueda acumular dentro del vadeador, hay que añadir el del equipo que portemos, así como el de las pesadas botas, las cuales, ya de por sí, constituyen un considerable lastre. En este sentido, mientras el agua esté presionando desde fuera contra el cuerpo, el volumen de líquido que podrá acceder será mínimo, pero tampoco es plan de que le pongáis las cosas fáciles a la parca.

Reflexión final

A priori, y en virtud de lo apuntado hasta el momento, pudiera parecer que los vadeadores de pesca están especialmente contraindicados para la práctica de nuestra afición, más las cosas no son así, pues en el fondo sus aplicaciones son realmente útiles, siempre y cuando se emplee dentro de una lógica y en virtud de lo que disponga el escenario que aparece ante vuestros ojos. Ahora bien, antes de adquirirlo, tened en cuenta que habréis que tener suficiente espacio en vuestra vivienda para lavarlo, tenderlo a secar y almacenarlo posteriormente, cosa que, por desgracia, es tanto o más difícil que obtener la mejor de las capturas

Más artículos interesantes

Vadeador Seland H3BTX Duerna: ¿alguien da más?
visitas 1.733
La inabarcable oferta de vadeadores existente en el mercado complica severamente la elección a quien pretenda adquirir una de estas valiosas prendas. ...
Vadeador de pesca de neopreno o transpirable ¿Cual me compro?
visitas 6.173
No cabe duda que cada pescador tiene sus preferencias al elegir su vadeador de pesca. Este artículo no pretende posicionarse a favor de ninguna opción...
Buscando lecturas de pesca
visitas 362
A los que vivimos con pasión la pesca nos gusta ver películas sobre las aventuras de pescadores, emocionarnos viendo cuando capturan un buen un pez, o...
¿Pescar en compañía o en solitario?: Cuestión de matices
visitas 470
La pesca es una afición que es susceptible de ser encarada desde múltiples puntos de vista. Pasión, parsimonia, avidez, desidia, curiosidad o desinter...

12 Comentarios

Participa en la conversación
  1. Eufemio
    #1 Eufemio 17 abril, 2015, 11:04

    En mi opinión, solo ha faltado para ser inmejorable el artículo, indicar los limites del uso de este material, para tener una seguridad total en la mar y con la practica del Spinning, algo que se debe siempre enseñar a los pescadores inexpertos.
    Los vadeadores son necesarios, si pero nunca se debe traspasar el limite.En zonas de mar peligrosas, donde puede haber una brusca subida de agua, ningún vadeador te garantiza tu flotabilidad, ni siquiera unos segundos.Por ello, es imprescindible tener un “plan B”, tal como una buena cuerda de montaña, fijada firmemente a tierra, que nos asegure no ser arrastrados al mar.
    De todas formas, la prudencia debe ser inapelable, por encima de todo, y la situación comentada para la seguridad, solo debe ser utilizada, cuando el pescador desea llegar a un sitio inalcanzable y de otro modo no es posible.
    Este consejo debe explicarse siempre. De todas formas hay zonas de muy difícil acceso a los que acceder es muy engorroso con un vadeador. Yo aconsejo para esos lugares muy difíciles, a veces bordeando acantilados muy peligrosos, hacerlo con ropa de montaña y zapatillas con calcetines de neopreno… Para calzado utilizo los zapatos de unas botas de goma, como los mariscadores, ya que al no tener que introducirte en el mar por su propio peligro, con eso es suficiente, para acceder al lugar mas difícil y les aseguro que no necesito el vadeador para nada, en esos sitios, ni ningún pescador experto.
    Finalmente siempre es necesaria la máxima concentración. Nunca se debe dar un paso, sin antes haberlo pensado, sea o no con vadeador y nunca se debe perder de vista a la mar…
    Todo este comentario viene motivado, por la gran cantidad de accidentes fatales que estan ocurriendo en nuestro país.
    Un saludo y buena pesca.

    Contesta a este comentario
  2. Myefergy
    #2 Myefergy 16 marzo, 2013, 01:46

    Me gusta!

    Contesta a este comentario
  3. Ángel
    #3 Ángel 3 marzo, 2013, 08:25

    Buenas!

    En mi opinión, el vadeador es una prenda indispensable para los practicantes de ciertas modalidades de pesca como el spinning. E importante también para muchas otras.

    En mi caso particular, después de un buen susto debido al arrastre de una ola mar adentro (está claro que nunca debería haber salido a pescar con alerta naranja) he tomado la decisión de sustituir dicha prenda por un sistema de traje de neopreno (tipo submarinismo/surf con el grosor adecuado) con el cual gano muchos enteros en seguridad:

    – Más protección: mi caída en las rocas fue desastrosa, y la protección que me ofreció el gore-tex fue mínima.

    – Más flotabilidad: te evitas plantearte si te entrará agua o si te hundirás como un plomo si eso ocurre. Puedes tener por seguro que con un grosor adecuado no te hundirás ni aún queriendo.

    – Mayor duración de la vestimenta: si por una parte el vadeador transpirable podemos destrozarlo en la primera roca en la que nos sentemos, con el neopreno del traje no ocurrirá eso aunque nos rebocemos en el pedrero.

    – Mayor aislamiento térmico: en mis salidas nocturnas de invierno con vadeador era una tónica general acabar pasando frío (claro que algo corregible reforzando la vestimenta interna), ahora con el traje ceñido te mojas por dentro, pero la temperatura del cuerpo es la adecuada. Tal vez la contrapartida de este método es que se debe disponer de un traje para invierno y otro para los veranos.

    Por último, comentar que después de dicho susto siempre que me acerco a “varear” al pedrero llevo casco, algo que recomiendo encarecidamente a todos aquellos que practican la pesca desde esas situaciones.

    Saludos, buena pesca y mucho ojo con el mar,

    Contesta a este comentario
    • Carlos Prieto
      Carlos Prieto 4 marzo, 2013, 10:50

      Hola Ángel:

      Aquí das en el clavo…porque, como tú, uso el neopreno antes que el vadeador por muchos de los motivos que apuntas. Da sensación de mayor seguridad, al margen de calor, y ante ciertos “eventos” no quedas tan expuesto.

      La seguridad en el mar es esencial, así que la próxima vez que haya alerta naranja, ya sabes, batín de cola, manta toledana, zapatillas de cuadros y caldo peleón hasta que mengüe en temporal. Al final, hay más días que lechugas, y ningún pez merece la pena que nos la juguemos en exceso.

      salu2 sala2

      Contesta a este comentario
  4. Toni Martínez
    #4 Toni Martínez 2 marzo, 2013, 10:02

    Muy interesante Carlos. Yo en zonas de rocas prefiero unas buenas botas de montaña salvo alguna excepción. Pero en zonas de desembocadura,bahías y playas va conmigo siempre si no es verano. Y buscando truchas es un aliado en casi todas las situaciones. Saludos.

    Contesta a este comentario
  5. Gerardo
    #5 Gerardo 1 marzo, 2013, 17:20

    Pues yo lo acabo de comprar y probar y la verdad …botas al pilon a endulzar y el vader colgado a ventilar, no lo veo tan sacrificado y le veo muchos PROS !
    y voy a diario al mar ..venia de las clasicas botas de goma de toda la vida . AH y que calentito se esta ^_^

    Contesta a este comentario
    • Carlos Prieto
      Carlos Prieto 1 marzo, 2013, 21:41

      Hola Gerardo:

      Como comentas, con carácter general el vadeador es muy útil según el escenario y el contexto de pesca…pero, ¿a que no te lo pondrías para pescar en un puerto? Todo tiene su aplicación si sabemos usarlo debidamente.

      Luego, solo queda tener un sitio donde lavarlo y almacenarlo…si se puede, que no siempre es así…

      salu2 sala2

      Contesta a este comentario
  6. Carlos Prieto
    #6 Carlos Prieto 1 marzo, 2013, 14:19

    Hola Pamtumaka:

    Existe una extraña tendencia de ir disfrazados de pescador con mil y un cachivaches, sin que a veces nos paremos a pensar qué es realmente necesario. “Cada cual en su sitio”, podría ser el título del artículo, y aunque el vadeador es una prenda muy útil siempre que se requieren sus servicios, a veces es mejor dejarlo en casa.

    Salu2 sala2

    Contesta a este comentario
  7. Carlos Prieto
    #7 Carlos Prieto 1 marzo, 2013, 14:15

    Hola Chanco:

    Mi último comentario a este respecto viene motivado porque tenemos muchas cosas… y si no siempre es fácil dar cabida a todas, la entrada de esta voluminosa prenda nos puede suscitar severos problemas con el alto mando. Así que, antes de incorporarlo al arsenal, hay que pensar en este extremo.

    Salu2 sala2

    Contesta a este comentario
  8. Pamtumaka
    #8 Pamtumaka 1 marzo, 2013, 12:51

    Hola

    Buena cuestión. Yo personalmente para el mar prefiero llevar las botas de trekking y un pantalón de agua, y por encima el mítico cortavientos del Decathlon, que además es impermeable. Siempre le he tenido miedo al vadeador por lo que aquí se dice de caerse al agua. De esta forma estoy a salvo de las salpicaduras y voy sin miedo. Otra cosa en en invierno en la playa… Ahí sí que sí!!!!

    Contesta a este comentario
  9. Chanco
    #9 Chanco 1 marzo, 2013, 11:46

    Carlos, me has pillado en el último párrafo de tu artículo. Cuando llegas de la jornada de pesca cansado y enfrentas a la tarea de guardar el material, lo que más pereza da es enfrentarse al vadeador.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.