Como mejorar los señuelos artificiales de forma artesanal

Como mejorar los señuelos artificiales de forma artesanal

por 24 de mayo de 2012 4 comments

Sin lugar a dudas, nada hay más gratificante en el mundo de la pesca que capturar un pez con un señuelo que hemos elaborado nosotros mismos a partir de unos pocos componentes. No obstante, alumbrar un esbozo de alevín que nade a la perfección conlleva encarar una tarea terriblemente exigente, pues, hasta que quedemos satisfechos con él, antes habrán de efectuarse numerosas correcciones y ensayos, motivo por el cual muchos pescadores prefieren no complicarse la existencia y encomiendan dicha misión a las empresas especializadas, que son las que luego nos surten generosamente de una amplia panoplia de formas, tamaños y colores.

señuelos artificiales de forma artesanal

Ahora bien, ante la avalancha de nuevas incorporaciones que se ha producido, el pez ha aprendido a actuar de un modo muy precavido y en ocasiones se vuelve más que remolón a la hora de morder, de ahí que, cuando tenga lugar tal tesitura, toque ordenar esas mil y una elucubraciones que circulan despendoladas por nuestra cabeza en orden a exprimir todo el potencial que esconden los artificiales, cuestión que, no obstante, conseguiremos mediante unos meros retoques.

Mejorando los señuelos artificiales de forma artesanal

En primer lugar, las cucharillas ondulantes –las cuales, a menudo se consideran como pasadas de moda, aunque disponen de una eficacia fuera de toda duda– pueden maximizar su rendimiento incorporando microvinilos en la potera, a modo de tentadora cola que acompaña el sinuoso serpenteo del metálico artefacto. En este orden de cosas, pueden pincharse sobre el triple, o bien pegarlos con unas gotas de cianoacrilato.

Asimismo, y para evitar padecer el eterno problema que supone enganchar con el fondo, existen diferentes soluciones, pero puede que la más sencilla y efectiva de cuantas se puedan aplicar, consista en sustituir la potera por un anzuelo simple, lo cual nos permitirá dejar una mayor libertad de natación al señuelo, toda vez que es un único gancho el que se agarra al agua, y no tres los que frenan su acción, como si de un poderoso ancla se tratase. Así podremos investigar a cualquier profundidad, sin temor alguno a la hora de adentrarnos en puntos con orografía más peliaguda, mientras, al mismo tiempo, mantenemos una buena capacidad de amarre en el caso de que un predador se decida a echarle el lazo.

Obviamente, un anzuelo con única muerte nunca tendrá la misma capacidad de retención que ostenta el triple, pero, de este modo, el hecho de poder deslizar nuestro engaño justo donde los peces se resguardan –confiados en que la anfractuosidad del fondo actúe de amparo frente a nuestros repetidos intentos por tentarlos–, posibilitará que éstos emboquen el vil metal con mayor confianza y que se multipliquen las capturas.

Mejorando los señuelos artificiales

 

Por otra parte, y habida cuenta del carácter sumamente curioso que tienen la mayor parte de los depredadores, también se puede juntar varias cucharillas mediante una anilla. De este modo, la suma de acciones producirá un aumento de vibraciones en el agua, al punto que, en el supuesto de haber un cazador pululando por las inmediaciones, éste no tardará en acercarse a investigar qué es lo que genera tamaña turbación en su hábitat.

Posteriormente, y una vez hayamos advertido su presencia, y sólo en el caso de que no acceda a propinar un furibundo tarisco a la misteriosa y tentadora conjunción, procederemos a reemplazarla por otro artificial más “específico”. De este modo estaremos pescando con la seguridad de saber si hay o no peces en la zona, lo cual nos permitirá optimizar el generalmente exiguo tiempo disponible que a buen seguro tenemos para disfrutar de esta apasionante afición.

Los pequeños detalles para la mejoras de los cebos artificiales

También merecen mención especial las aportaciones que podemos hacer a la estética de nuestros artificiales, y tened por seguro que ninguna de ellas resulta estéril.

Ojos móviles de muñecas hábilmente fijados sobre vinilos, la incorporación de sonajeros, o bien la utilización de pinturas de modelismo para plasmar libreas realistas o de carácter fantasioso –eso sí, debidamente recubiertas con un par de manos de epoxy para prolongar su duración en el tiempo, así como frente a los roces contra las piedras–, son algunas medidas que no dejarán indiferente al pez en contextos en los que el nivel de presión de pesca complique seriamente obtener capturas, como, por ejemplo, cuando la claridad de las aguas nos obsequia con una detallada radiografía del fondo, momento en el cual aquél recela de todo cuanto desfila ante sus ojos. Es, precisamente, en este tan despejado como complicado escenario, cuando hay que ofrecer algo que el depredador no esté acostumbrado a ver, para lo cual hay que poner especial empeño en resaltar diversos puntos de ataque en nuestros señuelos, como, por ejemplo, las agallas, los ojos y la panza.

la estética de nuestros señuelos artificiales

 

Como hemos podido ver, con el concurso de unos pocos elementos, algo de tiempo y una miaja de esa santa paciencia que nos caracteriza a todos los pescadores, se pueden hacer numerosas modificaciones a cualquiera de los artificiales que pacientemente aguardan en nuestras cajas a que les demos una oportunidad, y encima con resultados sorprendentes.

Luego, dadle minutos, y ya veréis cómo ellos solos, en un santiamén, se encargan de despertar al pez de su perenne letargo.

[quote]Venga a probar vuestros propias mejoras y a compartirlas con la comunidad peZcalera[/quote]

Más artículos interesantes

Roosta Popper: el artificial de spinning marítimo que roza la perfección
visitas 15
El Roosta es un Popper bastante conocido entre los pescadores de spinning marino. Si bien la marca australiana Halco no tiene un catálogo demasiado ex...
Los secretos de la pesca de black bass con criaturas
visitas 183
Los señuelos de vinilo que empleamos para la pesca del black bass se caracterizan por su realismo tanto fuera como dentro del agua, lo que les hace se...
Reparar señuelos con nuestras propias manos: ¿Una operación realmente factible?
visitas 477
Todos aquellos que pesquen con artificial asentirán ante esta pregunta que en principio tiene fácil respuesta. No en vano, muchos cuentan con el don d...
Complementos en la cucharilla ¿Qué conseguimos con ellos?
visitas 206
Vinilos, plumas, incluso imitaciones de alas… cada día encontramos más complementos en la cucharilla más allá de las hojas simples. Igual que con la f...

4 Comentarios

Participa en la conversación
  1. Toni Martínez
    #1 Toni Martínez 28 mayo, 2012, 13:15

    Buenos consejos Carlos!! lo de sustituir el anzuelo triple por uno simple en las ondulantes es muy efectivo.
    Saludos.

    Contesta a este comentario
  2. Toni Martínez
    #2 Toni Martínez 28 mayo, 2012, 13:15

    Buenos consejos Carlos!! lo de sustituir el anzuelo triple por uno simple en las ondulantes es muy efectivo.
    Saludos.

    Contesta a este comentario
  3. Juan urrutia
    #3 Juan urrutia 24 mayo, 2012, 08:58

    Sí señor, un buen artículo sobre cómo aprovechar al máximo nuestros señuelos. El truco de la ondulante y el vinilo vengo usándolo tiempo y se nota la diferencia, sin duda.

    Saludos compichuelo.

    Contesta a este comentario
  4. Juan urrutia
    #4 Juan urrutia 24 mayo, 2012, 08:58

    Sí señor, un buen artículo sobre cómo aprovechar al máximo nuestros señuelos. El truco de la ondulante y el vinilo vengo usándolo tiempo y se nota la diferencia, sin duda.

    Saludos compichuelo.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.