El trasfondo de las fotos de pesca

El trasfondo de las fotos de pesca

por 17 de septiembre de 2014 4 comments

Todos hemos tenido oportunidad alguna vez de contemplar fotos de pescadores a los que no les cabe la sonrisa de felicidad en la cara mientras portan grandes capturas con sus brazos, y seguro que la mayoría no se cansa de verlas, pues, no en vano, muchos quisieran ser los protagonistas que consiguen tamañas proezas que terminan siendo inmortalizadas a través de una estampa. Sin embargo, cada foto de pesca cuenta con un lado que no siempre se tiene en consideración, independientemente de si la gesta ha tenido lugar en agua dulce como en el medio salado.

foto_pesca2 Ciencia-ficción

Como bien sabemos, el estado de nuestros mares, ríos y embalses es, a grandes rasgos, poco menos que deplorable, y de eso podemos dar fe todos aquellos que, con mayor o menor frecuencia, empuñamos una caña desde hace unos cuantos años. Y es que a veces parece mentira las pescatas que nos relatan nuestros mayores, que terminan por constituirse como capítulos de ciencia-ficción. Y el caso es que es verdad; conseguir atrapar un gran pez es cada día más difícil merced a la contaminación, la presión pesquera que ejercen tanto profesionales como deportivos, sin olvidar la inmensa influencia que ha tenido la irrupción de la tecnología en diferentes órdenes para trastocar la vida marina en buena medida. Así pues, no es de extrañar que, cuando se consigue dar la campanada, la sonrisa no quepa en la foto.

Trabajo con mayúsculas

La pesca, por mucho que a priori sea considerada como una afición en la que, quien la practica, bien puede tirarse a la bartola y aun así conseguir resultados, lo cierto es que es trabajo puro y duro. En realidad, cabe la posibilidad de pescar peces si llevamos un carro provisto de todas las comodidades, e incluso aguardar la picada sentado plácidamente en una silla, pero quien de verdad quiere peces con mayúsculas, con perdón, debe mojarse el culo. Y así es cuando el pescador debe realizar sacrificios que no cuadran al común de los mortales, desconocedor de porqué se adentra por caminos poco menos que impracticables, se levanta tan temprano y renuncia a tantas horas de sueño, recorre un porrón de kilómetros, ya sea sólo o en compañía, aguanta mares subidas de tono, se expone a peligros que una mente sana no encararía, capea temporales y lluvias torrenciales con absoluto estoicismo, se adentra en pesqueros que desconoce, y aun habiendo vuelto con las manos vacías de una primera expedición, regresa una y otra vez hasta tratar de comprender por qué le ocurre eso; recoge, lanza, encarna y reencarna una y mil veces, o las que hagan falta… Y eso es algo que a menudo olvidamos que, sin aparecer, está en las fotos de pesca como consecuencia de un trabajo bien hecho, a menudo con carácter largo, silencioso, y en primera persona.
foto_pesca1

En primera persona

Con carácter general, y salvo contadas excepciones propias de virtuosos que se pueden contar con los dedos de una mano, los mejores peces se consiguen una vez se han perdido otros de no menor entidad. Y es que nadie aprende en cabeza ajena, de ahí que, quienes terminan plasmando su imagen junto a la de una captura de postín, seguro que antes habrán sufrido una serie de reveses de distinta índole que les habrán indicado por dónde no han de seguir para que aquel contratiempo que tanto les escoció, les vuelva a suceder. Y eso es algo que iremos aprendiendo con el paso del tiempo, por mucho que los demás nos digan qué tipo de precauciones debemos tomar en este orden de cosas.

Paradojas de la vida

A decir verdad, cada fotografía que nos hacemos junto a nuestras capturas, no es sino un premio al trabajo bien hecho y al esfuerzo que hemos puesto en práctica previamente. En cualquier caso, tengamos amor propio y no dejemos que nadie que desconozca esta circunstancia menosprecie lo que hacemos cuando no los resultados no acompañen, sea en forma de comentarios que maldita la gracia, o bien a través de risitas, las cuales, casi siempre proceden de personas que, la inmensa mayoría de las veces, no han empuñado una caña, ni lo harán mientras vivan. Ahora bien, no deja de ser curioso cómo esas mismas personas que nos denostaron, cuando ocurre lo contrario, es decir, saben de nuestros éxitos, se deshacen en alabanzas, e incluso, en un alarde propio de suicidas o de inconscientes, desean salir a pescar con nosotros. Así es, en definitiva, la condición humana: el éxito tiene muchos padres, mientras que el fracaso es huérfano.

foto_pesca3

Un regalo envenenado

Como bien sabemos de primera mano, cada foto que nos hacemos es la consecuencia de un trabajo de largo recorrido que no siempre es debidamente comprendido por parte de nuestros interlocutores. Y es que pescar parece una tarea sumamente sencilla, y así puede serlo cuando los peces no paran de salir, pero el caso es que nunca es fácil. Por eso, cuando os digan eso tan manido de “qué rica está la lubina”, ni por el forro intentéis hacer ver el cúmulo de sacrificios que antes habéis tenido que afrontar, y dejad que se deleite masticando y/o con la foto, pues, por mucho que lo intentéis, será una labor que no irá a ninguna parte, y, casi mejor, si mañana quiere otra para él, invitadle a madrugar para que a las cinco de la mañana os acompañe con el fin de enseñarle cómo hicisteis para saliros con la vuestra. Antes irá a la pescadería y la pagará de su propio bolsillo, podéis estar seguros…

Más artículos interesantes

Buscando lecturas de pesca
visitas 330
A los que vivimos con pasión la pesca nos gusta ver películas sobre las aventuras de pescadores, emocionarnos viendo cuando capturan un buen un pez, o...
¿Pescar en compañía o en solitario?: Cuestión de matices
visitas 421
La pesca es una afición que es susceptible de ser encarada desde múltiples puntos de vista. Pasión, parsimonia, avidez, desidia, curiosidad o desinter...
Las 10 famosas celebrities que también pescan
visitas 1.229
No complace ver cómo crece cada vez más el número de mujeres que se incursionan en el apasionante mundo de la pesca deportiva, y es que hoy es un hech...
¿Iniciarse en la pesca?: Toma nota de estos consejos y hábitos básicos
visitas 591
Cuando no pescaba solía afirmar que cualquiera podía pescar porque era la suerte la que lo definía todo a la hora de querer hacerse con un pez, y aunq...

4 Comentarios

Participa en la conversación
  1. Guismo
    #1 Guismo 19 septiembre, 2014, 14:59

    Muy buen articulo, normalmente de los malos momentos no hablamos nunca, así mismo pasa cuando nos quedamos incluso dormidos en el arrecife esperando la picada, que podemos conseguir o no, pero de lo que si se enteran todos nuestros amigos es cuando cogemos desde el carajuelo mas pequeño hasta el pargo mas grande, coincido con Carlos, muchas veces personas que no saben ni siquiera como es una caña de pesca se toman el trabajo de burlarse cuando nos va mal un día, pero son los primeros en sentarse a la mesa cuando el asado está listo, jajajajaja.
    “Paradojas de la vida”
    BUENA PESCA…

    Contesta a este comentario
  2. celestino
    #2 celestino 18 septiembre, 2014, 11:23

    gracias y agradacimiento por vuestras fotos sois unos profesionales de la fotografía y aveces me pregunto cuanto tiempo tiene que echar ese hombre detrás de esa cámara para dar con el momento justo ,como una en la que se ve a una trucha salir del agua para comer la cucharilla,a mi me tiene pasado y es sublime ese momento
    también los reportages pero eso ya es otra cosa.

    Contesta a este comentario
  3. jaimito
    #3 jaimito 17 septiembre, 2014, 16:57

    Coincido con el amigo Carlos, saludos.

    Contesta a este comentario
  4. Toni Martínez
    #4 Toni Martínez 17 septiembre, 2014, 13:38

    Coincido en todo contigo Carlos. Los resultados en la pesca sin frutos de un largo camino, a menudo duro. Un saludo!!!

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.