Pesca de la llisa o mújol, polivalente y divertida

Pesca de la llisa o mújol, polivalente y divertida

Pesca de la llisa o mújol, polivalente y divertida

por 26 de julio de 2016 0 comments

Parece que en los últimos años la pesca deportiva en el mar se basa únicamente en el intento por parte del pescador de capturar los grandes depredadores o, digámoslo así, peces de prestigio como sargos y doradas, que pueblan los mares de nuestra península.

Una de estas especies, llamémosles secundarias, no es otra que el mújol o llisa, presente en todo el litoral español, tanto en playas como espigones, acantilados o puertos, incluso se haya en los tramos bajos de los ríos, próximos a su desembocadura en el mar y que ofrece al pescador multitud de formas de pescarlas haciendo que muchos de ellos, sean incondicionales de la pesca de la llisa o mújol.

Un poco de biología de la llisa o mújol:

Existen numerosas clases de llisas tales como el cabut o la galtirroja. Pertenecen a la familia de los mugílidos y presentan un cuerpo fusiforme con el dorso y los costados un poco comprimidos y cubiertos e grandes escamas cuyo borde está ligeramente dentado. Se trata de peces de costumbres gregarias y como ya hemos indicado se encuentra la totalidad de los escenarios de nuestra costa llegando incluso a remontar los ríos.

DSC_0170

Su alimentación es omnívora y ésta consiste en pequeños animales, detritus orgánicos y algas que encuentran entre la arena o las rocas.

De naturaleza desconfiada, huyen ante cualquier movimiento brusco que perturbe la paz a la que están acostumbradas, formándose grandes y ruidosas huidas en cuanto se sienten amenazadas.

Se trata de una especie que no precisa de aguas perfectas ya que le puede encontrar incluso en acequias de riego y en canales y desagües de aguas fecales, sin embargo, dependiendo de donde se le capture dependerá el sabor de sus carnes, por lo general y si la pescamos en mar abierto, tendrán un valor bastante alto.

Técnicas para la pesca de la llisa o mújol

Corcheo:

En cualquiera de sus diferentes modalidades (coup, boloñesa, inglesa…). Es la forma más habitual de pesca de esta especie debido a la gran cantidad de individuos que se pueden congregar atraídos por el engodo que se suele utilizar para esta pesca.

En cuanto al equipo, utilizaremos una caña de 5 a 8 metros de acción que nos permita disfrutar de los embates de nuestra captura, gozando de la gran potencia que puede alcanzar este pez, haciendo que la pesca a corcho de estos ejemplares sea toda una delicia.

En cuanto a la línea, nos decantaremos por hilos en torno a un 0’35mm, lo normal en esta modalidad para bajar hasta calibres que pueden oscilar entre el 0’25 al 0’16 en el terminal, dependiendo del tamaño de los mújoles y del temple de nuestros nervios.

Los anzuelos serán finos y de un tamaño comedido ya que, por la propia morfología del pez, un anzuelo por encima del nº 7 nos haría fallar muchas picadas.

En cuanto al corcho, veleta o flotador, nos decantaremos por el empleo de los modelos más alargados y finos. Se están poniendo de moda el empleo de flotadores típicos de modalidades de pesca continental como el coup o la inglesa y que funcional a la mis maravillas.

pesca de la llisa o mújol a corcho

Un factor que no debería faltar en nuestra jornada de pesca al corcho tras las llisas, es el salabre. No tanto por asegurar la presa sino más bien para que nuestra caña no sufra cuando tengamos que izar un ejemplar que sobrepase el medio kilogramo de peso.

Los cebos idóneos para ser empleados en esta técnica de pesca, serán aquellos que estén elaborados a base de harinas como el engrudo, formado mediante harina de trigo y agua.

Debido al carácter omnívoro de las llisas, el empleo de cebos animales ya sean vivos, como los diferentes tipos de gusanos de mar, o muertos, como las pequeñas porciones de sardina u otros peces, también resultarán muy válidos para los mújoles. Sin embargo estaremos ante cebos menos selectivos ya que es más que probable que nos entren otras especies como palometas, jureles o pequeños espáridos.

Pesca de la llisa o mújol a surfcasting:

Realmente nos encontramos ante una técnica que, en principio no está ideada para ésta especie sino para peces típicos de playas y roquedos tales como doradas y mabras.

Sin embargo muchos pescadores de competición tienen entre sus trucos, aparejos de medias aguas destinados a las llisas, porque saben que si dan con estos peces, pueden auparse en la clasificación final.

Los mejores lugares serán aquellos que estén próximos a las desembocaduras de agua dulce o los interiores de los grandes puertos donde nuestras amigas encontrarán su hábitat favorito.

Debido a la mayor brusquedad con que realizaremos el lance, a comparación con la posada sutil que presenta la pesca a corcho, los cebos a emplear deberán ser un poco más consistentes que los cebos hechos a base de masillas.
Tanto la lombriz de arena, llamada “de playa” en los comercios, como el gusano del norte, así como unos filetes de sardina serán los mejores cebos para tentar a las llisas a fondo con equipos de surf casting.

Pesca a mosca.

llisa a moscaSin lugar a dudas, este pez ha hecho realidad muchos sueños de pescadores a mosca ya que, durante la época de la veda de la trucha pueden acercarse a cualquier puerto o espigón y seguir practicando su técnica favorita.

 

Se trata de una pesca muy parecida a la de los salmónidos a seca, ya que la boca de las llisas no permite el empleo de moscas muy voluminosas. Las mejores imitaciones serán aquellas que imiten la miga de pan, empleando para ello la lana de cordero, así como aquellas ninfas que recuerden a la llisa los diminutos gusanos o crustáceos a los que también da cuenta.

Pesca a spinning de la llisa o mújol:

A pesar de no ser un depredador, existen momentos en que las llisas, supongo que ante la falta de posible alimento o tal vez, por sentirse amenazados en su territorio, se muestran verdaderamente feroces ante nuestros señuelos.

Los mejores señuelos serán aquellos que sean de tamaño pequeño, tales como pequeños vinilos, angulas o incluso cucharillas de la trucha. Sin embargo, no es raro que, pescando a otros predadores más grandes, las llisas ataquen señuelos mucho más grandes como cranckbaits.

Pesca en superficie:

Existe una forma de pescar a los mújoles en superficie que da bastante buenos resultados sobre todo en los interiores de los puertos, tanto deportivos como industriales donde las llisas se concentran buscando constantemente comida. Una buena forma de pescarlas es mediante el empleo de trozos de pan duro, los cuales lanzaremos sin plomo de ninguna clase, ensartados en un par de anzuelos o tres para fallar las menos picadas posibles.

Cuando el banco de llisas ataque el trozo de pan lanzado por nosotros, deberemos estar atentos para clavar al notar el menor indicio de que nuestra presa se ha tragado nuestro anzuelo, ya que entre los mordiscos y la acción reblandecedora del agua, hará que nuestro cebo acabe deshecho y nuestros anzuelos desnudos.

Hemos visto un pez que a priori, no despierta los deseos en la mente del pescador como otras especies. Sin embargo, dudo que hayan muchas más especies piscícolas que permitan el empleo de tantas técnicas de pesca y además específicas para ella.

Podría decirse que el que quiere llisas no tiene más que acercarse a su lugar preferido y capturarlas con la técnica que prefiera.

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.