Pesca cuando llega el frío: Múltiples opciones en costa e interior

Pesca cuando llega el frío: Múltiples opciones en costa e interior

por 14 de noviembre de 2017 0 comments

Resulta curioso como aún a día de hoy existen aficionados que en cuanto llegan los primeros fríos, cuelgan las cañas hasta el año próximo, cuando los días vuelvan a ser más calurosos y las aguas cojan más temperatura.

Pero en la actualidad tenemos a nuestra disposición mejores equipos de pesca y señuelos, aptos para cualquier circunstancia y para buscar a los peces allí donde se encuentren.

Hay más facilidades para disponer de una embarcación, un kayak o un económico pato. Y la red de internet nos ha abierto un mundo nuevo de información para estar al tanto en todo momento de la actividad de los peces. Así que, ¿por qué abandonar la pesca cuando llega el frío? Tenemos muchas opciones y como veremos, lo último es quedarnos en casa apoltronados en el sofá esperando meses mejores.

Tiempo de lubinas

Suele decirse que cuando llega el frío, llega el mejor momento para la lubina. Tiene algo de cierta esa afirmación, al menos en las costas del norte de la Península, pues en aguas mediterráneas y atlánticas hay otros momentos del año igualmente o más buenos.

Pero en las norteñas costas escarpadas, la pesca cuando llega el frío supone el comienzo de la temporada de lubinas a spinning, y en especial las de mejor tamaño. No son semanas de pescar tranquilos a superficie en las rías ejemplares de medio kilo. Son días de buscar en la mar alterada esos róbalos entrados en kilos con señuelos de buena talla (grandes minnows, pikies y chivos). Eso sí, siempre hay que estar atentos al estado de la mar y no jugarse el tipo (y la vida) cuando éste bate con furia.

Congrios en la noche

Los amantes del surfcasting y la pesca a fondo en playas y rocas tienen un buen aliado en el congrio. Estos fríos días, aparte del sargo y la lubina, posiblemente sea de los pocos peces que pululan por las costas. De hecho, en sus zonas de caza, el congrio sigue con su particular rutina, sea invierno o verano. Pero en los meses fríos la comida escasea y estos peces pierden parte de su desconfianza en las zonas más presionadas, momento donde una suculenta sardina o media caballa, nos pueden deparar un congrio de gran tamaño, pues estos dos olorosos y sabrosos cebos son los mejores para los días más fríos del año.

Si bien en el norte son las zonas rocosas más inaccesibles las que esconden buenos y abundantes congrios, en los puertos mediterráneos es donde en las noches de otoño e invierno podremos pasar grandes y emocionantes momentos de pesca con estos batalladores peces. Un consejo: con estos peces, obligatorio el uso de un bajo de acero. Evitaremos disgustos con los grandes ejemplares.

A la rica sepia

Una pesca de moda, la de la sepia, ya sea con la moderna técnica de eging o a fondo desde embarcación. El caso es que en los meses fríos es cuando más éxito tendremos con estos cefalópodos (amén de pulpos y calamares) y a poco que el mar nos deje salir y el frío no nos eche para atrás, esta es una de las mejores pescas que podremos realizar con un éxito relativamente asegurado.

Y a nadie le disgusta volver a casa con unas cuantas sepias que preparar durante la cena, ¿no? Así pues, hay que abrigarse, superar las ganas de quedarse en casa y hacerse con unos cuantos “pajaritos” para capturar unas bonitas sepias (como ya hablamos en un anterior artículo).

Cotos intensivos

Siguen siendo populares zonas de pesca durante los meses fríos, a pesar de que la actual ley de pesca ha dado al traste con muchos de ellos. Pero los aficionados a la trucha, aquellos que no pueden pasar ni dos semanas sin sentir el gusanillo que se siente cuando vas tras ellas, no quieren ni oír hablar de dejar las cañas aparcadas hasta la nueva apertura. ¡Ni hablar! Ahí están los intensivos.

Vale, de acuerdo, quizá no en su mejor momento (esperando una rápida y justa solución de la ley de pesca), pero seguimos teniendo buenos cotos intensivos donde engañar a perdidas arco-iris y bonitas Fario de repoblación. Y quien sabe, en estos meses de invierno, con una menor afluencia de pescadores, alguna buena trucha, de esas entradas en kilos, y quizá autóctona, nos puede dar la campanada.

Depredadores del frío

Aquí hablamos de depredadores típicos de invierno que desde otoño hasta principios de primavera van a ocupar la mayoría de nuestras salidas, esperando días mejores para el black bass. Lucios, luciopercas y percas Fluviatilis serán nuestros objetivos. Son grandes momentos para su pesca ya que estas tres especies estarán activas en mayor o mendo medida.

En embalses será mejor pescar desde embarcación (o desde un kayak, pato…) para pescarlos en la capa de agua adecuada ya que en las semanas con el agua a más baja temperatura, se situarán en profundidades más allá de los 10/12 metros, allí donde se sitúan los bancos de peces pasto, como los alburnos. Y para ello una buena sonda será también una gran aliada pues su ayuda para saber en cuantos metros pescamos y localizar peces pasto y depredadores, será fundamental. Pescaremos mucho en vertical, pero la clave estará en pescar en la profundidad adecuada donde se mueven las luciopercas, las percas o donde están suspendidos los lucios.

Más fácil lo tenemos en el río, pues los peces suelen estar más a tiro de nuestros señuelos, solo deberemos ofrecerle el señuelo adecuado para incitarlos a picar. Y la temperatura es más constante por lo que encontraremos a los depredadores mucho más activos que en embalses.

Aún y así la comida escasea y ese será el mayor motivo por el cual estos peces se seguirán moviendo buscando algo con lo que llenar la panza. So tuviéramos que quedarnos con un señuelo, sería quizá un pikie de vinilo, al que montaremos de muy distintas maneras, adecuándolo a la zona de pesca.

Espetones en la noche

En el Mediterráneo la llegada del frío deja al pescador de spinning con menos opciones, pero aparte de lubinas, hay otros depredadores para intentar engañar.

Los espetones, nuestra barracuda Mediterránea es una buena opción, ya que estos peces suelen pulular puntas de roca y grandes puertos pesqueros y si damos con un buen banco, la diversión está asegurada, ya que son peces muy agresivos aún con las aguas frías y muy batalladores si los pescamos con equipos ligeros.

El mejor momento suele ser a la caída de la tarde, las primeras horas de la noche y en menor medida, al amanecer. Que no nos eche para atrás la lluvia o el viento más frío. Si somos valientes quizá regresemos a casa con la fotografía de un  gran ejemplar de barracuda o con una divertida tarde/noche de picadas. Y será el momento de pescar con grandes minnows de entre 14-20 centímetros ya que este depredador no se amilana ante nada.

Y tú, ¿en serio prefieres quedarte en casa? Cuéntanos qué especies sueles pescar en las semanas más frías del año.

Más artículos interesantes

Las ventajas de la sonda de pesca para el pescador de interior
visitas 1.678
Como todos sabéis la pesca no es para nada una afición sencilla. Los días buenos se alternan con otros que no lo son tanto y muchos más frecuentes s...
Estrategias para pescar a spinning en cotos intensivos
visitas 129
Para tristeza del pescador de truchas, el otoño significa el fin de la temporada truchera y el cierre de la mayoría de nuestros cotos, pues salvo exce...
Otoño: tiempo de llampugas y serviolas
visitas 450
La estación otoñal es quizá la mejor para la pesca deportiva, pues encontramos en nuestras aguas marítimas, un gran número de especies deportivas disp...
Pesca con buldo en aguas bajas
visitas 269
Con la temporada avanzada y los caudales bajos, la pesca con buldo se puede revelar como un gran aliado a la hora de afrontar una jornada de pesca tra...

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.