Peces “olvidados” de los ríos españoles: boga, bermejuela y pardilla

Peces “olvidados” de los ríos españoles: boga, bermejuela y pardilla

Peces “olvidados” de los ríos españoles: boga, bermejuela y pardilla

por 12 de febrero de 2014 6 comments

Hace unos meses, atravesando la presa del Zújar recordé un momento de mi niñez. Estaban construyendo el que es ahora el mayor embalse de España, La Serena, sobre el ya mencionado embalse del Zújar que ha quedado río abajo. Por ello se desaguó completamente esta masa del agua y no se iban a dejar morir los peces sobre el terreno. Una barca los iba sacando con redes y los entregaba a los que por allí pasaban y los querían. Recuerdo las carpas por supuesto, pequeños Lucios y bigotudos barbos, pero también peces pequeños y plateados, las bogas. Hoy en día, encontrarlas en el Guadiana es complicado, y pocos pescadores las buscan.

madarquillos

 

Y es que cuando hablamos de pesca lo hacemos de presas “mayores”: truchas, carpas, barbos, tencas, lucios, siluros, basses,…. Muchas autóctonas, otras introducidas pero todas ellas reinas de los ríos y de los pescadores. Todas ellas ya han llenado y llenarán muchos artículos, pero hay otras especies menores que no debemos olvidarnos de ellas, sobre todo por ser propias, originarias de nuestros ríos y por estar más o menos amenazadas por el estado de nuestras masas de agua o por la introducción de depredadores que merman su población. Especies que son muy importantes, ya que son el equilibrio de nuestro ecosistema. Hoy voy a hablar de tres de ellas.

La boga

Es quizá uno de los peces que más cariño tengo, con una pequeña caña, flotador y lombriz debajo de una cascada en rio Madarquillos (Madrid) y con 9 años de edad fueron una de las razones por las que me enganché a la pesca. En una tarde un niño podía pescar 15 o 20, preciosas bogas. Sus diferentes especies endémicas, Tajo, Duero o Guadiana han entrado en la lista de especies vulnerables debido especialmente a la pérdida de hábitat y a los depredadores introducidos. Un ejemplo lo tenemos en el embalse de García de Sola en el Guadiana, cuando a principios de los 80 se tuvo sacar toda su población piscícola por la terrible sequía suponía más de la mitad de sus capturas, hoy no supone ni el 10%. Percasoles, Lucios, Basses y ríos deteriorados hace que este pez que llega casi a los 50 centímetros sea menos visto y pescado.

boga

Foto gentileza de Santiago Domínguez Martin

Bermejuela

Otra especie vulnerable, que vive en Galicia, la cuenca del Duero y del Ebro, especialmente en tramos de aguas cristalinas, mide unos 10 centímetros y es el compañero y alimento de muchas truchas autóctonas. Su mayor amenaza está siendo precisamente la introducción de trucas repobladas, con el riesgo de que se acabe el alimento de nuestros peces.

Cuando era abundante podías pasar el tiempo pescándola con lombriz o gusano mientras descansabas de pescar truchas o lo hacías accidentalmente pescando al tiento. Ahora mismo debemos protegerla por el bien de nuestros ríos y de las “farios”.

bermejuela

Pardilla

Afortunadamente mucho más abundante que la bermejuela y menos selectiva en la calidad de sus aguas, vive en zonas lacustres o aguas estancadas del sur de España y Portugal, donde alcanza tallas de 15 centímetros a 20 centímetros. Igual que las anteriores se pesca con flotador y gusano o lombriz, es un complemento muy bueno cuando estás pescando barbos o carpas a fondo y con una pequeña caña disfrutas de su captura.

Muchas veces se pesca para utilizarla como cebo vivo o simplemente para iniciar a los más pequeños en el arte de la pesca por su facilidad de captura.

Pardilla

Pescadores, no nos olvidemos de ellas. Son un termómetro de unos ríos que debemos cuidar.

¿Has pescado estas especies?Cuéntanos tu experiencia

 

Más artículos interesantes

El clima en la pesca y su influencia
visitas 346
Los pescadores a menudo solo estamos atentos al tiempo para ver si nos va a dejar tirar las cañas el fin de semana o la jornada elegida. Poco nos impo...
Embalse de Puentes Viejas un buen lugar para la pesca de barbos a mosca en la Comunidad de Madrid
visitas 440
La pesca en la zona norte de Madrid es cada día más limitada por razones obvias. La combinación de la enorme presión pesquera de un volumen enorme de ...
Pesca en el embalse de Loriguilla, el último embalse del Turia
visitas 1.007
El embalse de Loriguilla es uno de los destinos más emblemáticos para los pescadores de basses, así como de otras especies, valencianos. El río Tur...
Los peligros a los que se enfrenta la trucha común
visitas 2.142
Desgraciadamente nuestra trucha común esta constante peligro. Si sois lectores de nuestro blog, en especial de nuestro resumen de noticias de pesca de...

6 Comentarios

Participa en la conversación
  1. PABLO RUIZ MUGA
    #1 PABLO RUIZ MUGA 14 abril, 2016, 12:46

    Tengo ahora casi 70 años y, en efecto, fue de siete u ocho años cuando comencé a pescar boguitas en el Río Guadiana a la altura de Badajoz.
    Ellas me introdujeron en el mundo de la pesca y era un placer dedicarla en Marzo-Abril-Mayo a su captura, porque podías coger 30 o 50 en un ratito y pasabas una tarde de lo lindo.
    Capturas, digo, que hacía con una caña de bambú natural que yo curaba y montaba y, por supuesto, sin carrete y unos cuatro o cinco metros de naylon, el tapón de una botella como boya (que en su interior metía una pluma de gallina), un plomito pequeño y un anzuelito también de pequeño calibre.
    Hilo, anzuelo y plomo me costaba ¡un duro! (de aquellos, es decir, cinco pesetas) y me hicieron pasar, tanto las boguitas como los “bordallos” unas jornadas de pesca verdaderamente memorables,.

    Contesta a este comentario
  2. Javi
    #2 Javi 1 abril, 2016, 20:19

    Que curioso, soy un aficionado a la pesca desde pequeño y también aprendí en el río madarquillos cuando tenía aproximadamente 8 o 9 años, aunque de esto ya han pasado 35, casi todo lo que pescaba eran bogas y alguna trucha, de cebo siempre utilizaba gusarapas….bueno un saludo y gracias por el artículo.

    Contesta a este comentario
  3. Miguel angel
    #3 Miguel angel 25 junio, 2014, 13:00

    En España todavía quedan paraísos para estas especies en particular la Boga y la Pardilla, en los embalses de Montoro ,
    Montorillo y tablillas muy cerca de puertollano hay una gran población de estas especies que te harán pasar un maravilloso día de pesca

    Contesta a este comentario
  4. Panes
    #4 Panes 18 junio, 2014, 03:47

    Hermoso pez la bermejuela.
    Habia perdido esa foto y que sorpresa verla aquí.
    Me ha hecho recordar aquel dia de pesca

    Contesta a este comentario
  5. Jorge
    #5 Jorge 13 febrero, 2014, 09:24

    Muy buen artículo. Conviene que los pescadores conozcan la existencia de estos peces, y que se aficionen a su pesca (en algunos casos puede ser muy divertida) para que así se conciencien en su cuidado y protección. Un saludo

    Contesta a este comentario
  6. Toni Martínez
    #6 Toni Martínez 12 febrero, 2014, 10:40

    Hoy día tienen demasiada competencia y no son bien vistas deportivamente hablando por los pescadores que buscan otras especies más grandes y luchadoras. Quizás especies como la bagra o el barbo de montaña son algo más perseguidas… algo así sucede en el mar, con salpas, bogas y raspallones, antaño muy buscados y hoy día olvidados en pro de los grandes depredadores.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.