Pezcador al día, principales noticias de pesca (Septiembre 2018, 1)

Pezcador al día, principales noticias de pesca (Septiembre 2018, 1)

Pezcador al día, principales noticias de pesca (Septiembre 2018, 1)

por 9 de septiembre de 2018 0 comments

Arrancamos septiembre, pero, aunque a diferencia de la semana anterior si hay algunas noticias de pesca, se nota enormemente el parón de este agosto en todos los sentidos. El movimiento se centra de nuevo en Ferias y en algunos balances, nada halagüeños como la temporada de salmón del río Lérez. El cuidado medioambiental es necesario, para evitar tragedias ecológicas como la que se denuncia que puede ocurrir en el canal de Lebrija aunque, por lo menos, hay buenas noticias como la bajada de furtivismo por la vigilancia en el río Millars.

Todas estas informaciones y muchas más conforman nuestro resumen de pesca de esta semana.

Feciex acogerá del 13 al 16 de septiembre 120 expositores y un centenar de eventos en Badajoz

La Institución Ferial de Badajoz (Ifeba) acoge del 13 al 16 de septiembre la 28º edición de la Feria de la Caza, Pesca y Naturaleza Ibérica (Feciex). Este año incluye más de 120 expositores, el 35 por ciento de ellos portugueses, y un centenar de actividades, entre las que cabe destacar la exposición cinegética ‘Cofradía Culminum Magister.

La concejala de Ifeba, Blanca Subirán, acompañada de la directora de Feciex, Pepa Dueñas, han presentado la nueva edición de este certamen que podría atraer a unos 30.000 visitantes entre profesionales y aficionados, que pasarán por la que, como ha considerado Subirán, es una de las mejores ferias de España y Portugal.

Los sectores económicos relacionados con la temática del certamen, caza y pesca, mueven en la región, según datos de la Junta de Extremadura aportados por Ifeba, alrededor de 400 millones de euros.

Disminuye la presencia de pescadores furtivos en el río Millars (Castellón) gracias al servicio nocturno de vigilancia

El Consorcio río Mijares formado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana hace más de 1 año que cuenta con un servicio de vigilancia nocturno. Este servicio que permite la vigilancia de las 490 hectáreas del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares durante la noche se está mostrando efectivo para el control de la pesca furtiva y los vertidos ilegales de basura y escombros al río. El servicio nocturno está garantizado por dos guardas del Consorcio que se encargan de controlar todo el paraje mediante rondas preestablecidas.

La noche es un momento propicio para acometer algunos de los actos ilegales que escapan de los ojos de los guardas. «El servicio nocturno sobre todo está siendo eficaz para detectar casos de pesca furtiva. Lo que más encontramos son pescadores furtivos continentales que pescan en el río y un poco también algunos pescadores que lo hacen en la desembocadura del río Mijares o ante les Goles, entre los términos de Burriana y Almassora. Gracias a las rondas nocturnas que hacemos a lo largo del río y por los dos márgenes, hemos podido encontrar y confiscar artes de pesca ilegales que dejan los pescadores furtivos en lugares fijos del río durante toda la noche para luego pasar durante la mañana

Cientos de albures y anguilas agonizan en un canal de las marismas de Lebrija

Las necesidades de riego para los cultivos de la zona de Los Yesos de las marismas lebrijanas han obligado un año más a los propietarios de esos terrenos agrícolas a cegar con un muro el canal que sirve de desagüe a la depuradora de Lebrija. Esta radical medida se lleva a cabo para impedir que el agua salobre procedente del río Guadalquivir se mezcle con la dulce del canal, que es con la que riegan sus campos.

El muro impide la entrada de agua salobre desde el río y la salida de la acumulada en el canal, con lo que la fauna fluvial que lo llena se ve directamente afectada. Cientos de albures y anguilas luchan por sobrevivir en el tramo cegado del canal, en unas aguas estancadas a las que le falta oxigenación. En la superficie de este tramo del canal se puede observar cómo los albures sacan a la superficie sus bocas para tomar oxígeno.

La Asociación de Pescadores del Bajo Guadalquivir ‘Treleis’ (Trebujena, Lebrija e Isla Mayor), que suele explotar este canal conocido como el de Los Yesos, critica que el corte se produzca todos los años “entre mayo y octubre” y que los peces queden atrapados, aclara el presidente de la asociación, Miguel Ruiz. El colectivo reclama que el muro “no se ponga más años y se permita la libre circulación del agua hasta su desembocadura en el Guadalquivir, de esta forma los peces se pueden criar”. Los pescadores calculan que hay más de mil kilos de peces atrapados sin poder salir al río.

La temporada de salmón en el Lérez fue la peor en dos décadas con solo dos capturas

La peor campaña de captura de salmón que se recuerda en el coto de Monte Porreiro. En los cuatro meses en los que fue posible pescar al “rey del río”, entre el 1 de mayo y el 31 de julio, únicamente hubo dos capturas reglamentarias. Es la cifra más baja desde hace dos décadas, si bien entre 1996 y 2002 este coto estuvo vedado.

Esta cifra tan baja de capturas, muy lejos del cupo de diez ejemplares previsto para toda la campaña por la Xunta, no se registraba desde 2003 (también hubo ese año dos capturas) pero progresivamente fue aumentando la población hasta alcanzarse 16 en 2006, catorce en 2015 y 15 en 2016, cuanto el tope máximo por temporada era precisamente de quince. Ya al año siguiente, con el tope reducido a diez, apenas hubo cinco ejemplares pescados y ahora el resultado es aún peor.

Las opiniones de los aficionados son de todos los gustos, desde un descenso de población y una mala situación del río, hasta que se trata de un fenómeno cíclico. Así lo apunta Manuel González, que confía en que la situación se recupere en próximo años. Tras admitir que “el salmón está bastante en declive”, este experto insiste en que esta especie “es muy cíclica y pueden pasar varios años de buenas entradas y llega otra campaña que falla por completo”.

Además, cree que se trata de una situación “que se produce en todos los días”. Él mismo lo sufrió en sus salidas a pescar. “Fue una vez al coto de Monte Porreiro y ni los vi, y me pasó lo mismo en el Eo”.

En plena campaña, los aficionados que habían logrado permiso en el Lérez ya decían que “este año está siendo flojo, y no solo aquí, sino también en zonas como Asturias o León”. Así lo decía José Maquieira, que se hizo con el “campanu” en mayo pasado.

El descenso de capturas se registró de hecho en casi todos los cotos salmoneros. Ocurrió este año en el Eo, el Masma y el Ulla y solo aumentó en el Mandeo y el Miño.

En cambio, el reo, la otra especie que se puede pescar en las mismas fechas que el salmón, sí mostró este año una notable recuperación, aunque dentro de la escasez.

Fueron siete ejemplares, frente a una única captura de 2017. Desde 2010, cuando fueron diez, no se pasaba casi nunca de los dos reos al año. Esta especie también creció en el Eo, el Mandeo y el Tea, pero cayó en una veintena de otros ríos gallegos.

El último método para repoblar de truchas los lagos de Utah, sueltas desde avión

El estado de Utah es famoso en Estados Unidos por los lagos de sus montañas y los miles de aficionados que, cada año, los eligen para ir a pescar. Sin embargo, mantener la pesca de la trucha durante todo el año obliga a repoblar las aguas de peces periódicamente y la última idea de las autoridades es, cuando menos, extrema: utilizar aviones para lanzar crías de trucha desde el aire a los lagos.

La División de Recursos de la Fauna de Utah (DWR por sus siglas en inglés) publicaba un vídeo en sus redes sociales en el que se ve a un avión soltar su peculiar carga: miles de pequeñas truchas que van a caer sobre un lago.

Los peces son diminutos, de entre 2 y 7 centímetros, permiten que más del 95% sobrevivan a la caída”. Los aviones encargados de la operación vuelan muy bajo para que la distancia al agua sea la menor posible.

Esa cantidad que la DWR cifra en el 95% de supervivencia casa con otros datos, como los que se refieren a las cataratas del Niágara, donde se estima que más del 90% de los peces que llegan hasta el borde y caen al vacío sobreviven a los 50 metros de caída. Para comprobarlo, las autoridades recogieron con una red las truchas caídas en una de las operaciones de relleno y certificaron que sólo 5 de cada 100 mueren por el impacto contra el agua.

Parece mentira, pero soltar a las truchas desde un avión es mucho menos estresante para los peces que los antiguos sistemas de repoblación. Antes, las truchas tenían que ser transportadas en camiones hasta lo alto de la montaña, lo que llevaba varios días y provocaba tener que estar pendiente constantemente de los niveles de oxígeno.

Hoy en día, más de 200 lagos de las montañas de Utah son repoblados gracias a esta técnica con dos especies de trucha: la “Salvelinus fontinalis” y la “Thymallus arcticus”. Para que no se mezclen con la fauna autóctona, las truchas introducidas son esterilizadas con anterioridad, de manera que no se conviertan en un problema.

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.