Mar o interior: ¿Qué especie es la mejor para iniciarse en el spinning?

Mar o interior: ¿Qué especie es la mejor para iniciarse en el spinning?

Mar o interior: ¿Qué especie es la mejor para iniciarse en el spinning?

por 15 de mayo de 2018 0 comments

Cuando un aficionado se inicia es ente bonito deporte tiene en la actualidad infinidad de información para dar sus primeros pasos con un riesgo menor de darlos en falso como lo hicimos quienes comenzamos hace veinte o treinta años atrás y ocurre en una modalidad tan amplia como iniciarse al spinning.

La complejidad de la pesca

Hoy día las web y blogs de pesca junto con las revistas y vídeos son unas herramientas de gran ayuda para escoger el mejor equipo, el mejor señuelo y en muchas ocasiones, el mejor lugar para pescar. Pero no todo es llegar al mar o al río y lanzar un señuelo a la espera de que nos entre un pez, pues en la mayoría de ocasiones, cada especie requiere de un material específico y no vale lo de llegar, lanzar un solo señuelo y ponerse a sacar especies como un loco… Para nada, ya que la pesca es mucho más compleja. Para empezar, debemos tener claro qué especie queremos pescar y a partir de ahí buscar la información necesaria para tener éxito.

Pero… ¿qué especie es la mejor para iniciarse en el spinning? Ya sea en agua dulce o en mar, siempre hay unas especies más “fáciles” de capturar, que serán de gran ayuda para no desanimarse en los inicios y luego, ya con muchas más ganas, ir buscando especies más complicadas que requieren de más paciencia y experiencia para su captura a spinning con señuelos artificiales.

El rey black bass

Posiblemente es el pez más deportivo de nuestras aguas dulces y que genera una mayor afición tras la trucha y por tanto perfecto para iniciarse en el spinning. Si bien sus poblaciones no son tan abundantes como años atrás, en algunas zonas del país sigue siendo una especie muy abundante de ríos de aguas calmadas, charcas, lagunas y embalses.

Si no están muy presionados por la afición suelen entrar con decisión a los señuelos dependiendo de su estado de ánimo, pues es un pez bastante caprichoso. Nos permite utilizar variadas técnicas, cada una con su aprendizaje previo y en el mercado tenemos a nuestra disposición miles de señuelos que a la postre, todos funcionan, unos mejor que otros claro está, pero si el black bass tiene ganas de comer…pocos artificiales fallan.

Con una simple cucharilla giratoria, un minnow de mediano tamaño, un cangrejo de vinilo o una spinnerbait ya podemos lanzarnos al agua tras la captura de unos cuantos bass. A pesar de la gran cantidad de material que hay en el mercado actual, este pez nos permite seleccionar el que más se ajuste a nuestro presupuesto y  las veces que salgamos de pesca, así con un pequeño desembolso ya podemos tener un equipo de garantías para su pesca. Es un pez muy divertido que ofrecerá al pescador una continua atención para poder localizarlo, engañarlo y luego pelearlo pues da buenos saltos fuera del agua y luego se deja fotografiar con tranquilidad para disfrute del pescador.

Las socorridas truchas arco-iris

A pesar de que la actual ley de pesca las ha dejado en mal lugar, y a la espera de lo que pase en el futuro, las truchas arco-iris han sido y ojalá sigan siendo, un gran aprendizaje para el pescador de spinning en aguas dulces. La escasez de nuestra trucha fario y la capacidad de la arco-iris para habitar cauces de aguas más degradadas, la han hecho proliferar en muchos cotos intensivos para beneficio del pescador deportivo.

No necesitaremos una gran cantidad de señuelos para su pesca, pues nos bastará con unas pocas cucharillas, pequeños minnows y a lo sumo unos pocos mini vinilos y alguna cuerda de moscas para buldó.

Un sencillo equipo de spinning para comenzar y al río a pescar. Y en el río aprenderemos mucho a la hora de localizar a los peces o visualizarlos bajo las aguas, lo cual nos servirá de experiencia para otras especies. Y adquiriremos una técnica muy depurada, pues en muchas ocasiones hay que meter los señuelos en puntos muy concretos del río o manejarlos en plena corriente, lo cual nos hará aprender como pescadores.

La variedad del mar

El mar nos ofrece más posibilidades para iniciarse en el spinning y el pescador novel que comienza lo tiene quizá un poco más fácil. Claro está que dependerá de su situación geográfica y de las costas que tenga a su disposición para la pesca. En el norte del país ya sabemos que la reina es la lubina y su abundancia en algunas zonas con respecto al Mediterráneo, por ejemplo, hará que el pescador lo tenga más fácil para iniciarse con la lubina que uno del Mediterráneo, pues tiene a su alcance una mayor cantidad de róbalos y de mayores tamaños.

Esas lubinas entran con facilidad a grandes minnows o vinilos recogidos linealmente en la espuma, algo impensable en el Mediterráneo, donde casi siempre hay que hilar muy fino y tirar de señuelos y técnicas muy livianas para engañar las presionadas lubinas. Sin embargo, el pescador de las aguas templadas del este del país tiene a su alcance otras especies incluso más deportivas y de pesca más emocionante.

Y dos de ellas son quizá las mejores, por varios motivos, para el que quiere comenzar a lanzar señuelos en el mar. Las jurelas son unos pequeños carángidos que pueden alcanzar hasta el kilo y medio y dos kilos de peso, aunque lo más habitual son peces entre los trescientos gramos y el kilo de peso. Es relativamente abundante en todas las costas (roquedos, puertos, playas y desembocaduras) desde la primavera temprana hasta los primeros fríos de invierno y en algunas zonas como escolleras de puertos con profundidad son accesibles en pleno invierno.

Forman escandalosas pajareras fáciles de localizar, entran con decisión a simples jigs de casting y pelean con dureza, poniendo prueba los equipos más ligeros. Si damos con un buen día no es extraño capturar un buen número lo cual para un pescador que comienza siempre es una alegría.

Pero ocurre que esas mismas zonas también las frecuenta un gran depredador voraz como pocos. La temible anjova. A un pescador novel, que empieza a iniciarse en el spinning, le temblarán las piernas si uno de estos grandes ejemplares se prende de su señuelo por accidente, pues es una auténtica bestia que pelea con dureza. Pero tras esa captura seguro que estará pensando en hacerse con otro equipo más potente, unos simples poppers e intentar su captura con más asiduidad, pues a buen seguro ya estará enganchado a la pesca de este gran depredador.

No hará falta un equipo de pesca de alta tecnología ni ir equipados con decenas de señuelos, pues bastará con unos pocos de superficie y medias aguas, ya que es un pez que requiere más paciencia e insistir con un solo señuelo hasta dar con ellas o que pasen por donde estamos pescando nosotros.

A partir de ahí el pescador podrá ir aprendiendo, pescando otras especies y poco a poco, si lo cree necesario, aumentar y mejorar su equipo de pesca. Pero para comenzar, con estas especies, lo tenemos mucho más fácil para engancharnos a este precioso deporte.

Más artículos interesantes

A debate: ¿captura y suelta o pesca responsable?
visitas 482
Es un hecho que nuestros mares y las aguas interiores están pasando por momentos críticos y la pesca no abunda como hace unos años atrás. Aquello de l...
Pesca de jurelas a spinning en verano: dónde, cuándo y cómo capturarlas
visitas 877
Estando en pleno verano, con las temperaturas en lo más alto y las playas abarrotadas de bañistas y ruidos de actividades náuticas… ya nos podemos hac...
Cómo pescar barbos a spinning: una introducción
visitas 827
El barbo es cada día una de las especies más valoradas y cuya pesca ha evolucionado más en las últimas décadas. De pescarse a fondo o con veleta a hac...
La revolución del vinilo en la pesca
visitas 2.087
Los señuelos de vinilo llevan ya muchos años entre nosotros y son cada día más utilizados por los pescadores. Se han escrito muchos artículos referent...

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.