La pesca de la oblada a spinning, voraces y combativas

La pesca de la oblada a spinning, voraces y combativas

La pesca de la oblada a spinning, voraces y combativas

por 10 de abril de 2015 1 comment

La pesca de la oblada a spinning. Los amantes de la pesca a spinning en el mar tenemos, como es lógico, unas especies preferidas a las cuales les dedican todos sus esfuerzos y su saber para tratar de engañarlas.

Las astutas lubinas, los potentes palometones, las voraces anjovas o los tremendamente combativos túnidos, son los trofeos con los que todo pescador de spinning sueña con lograr varándolos en la orilla antes de iniciar sus jornadas de pesca.
Sin embargo existen otras especies que, si bien no son tan importantes o tan codiciadas por los pescadores, han salvado y continuarán salvando a muchos aficionados de volver a casa con ninguna captura cuando estas especies principales no den la cara por el motivo que sea.

La oblada un pez modesto pero combativo y voraz

Uno de estos peces, modestos pero muy deportivos por su combatividad y voracidad es la oblada, un pez que nos alegrará más de una salida de pesca condenada al fracaso si sabemos como aprovechar su presencia en la zona de pesca y adaptarnos al momento y al entorno en el que esta especie se suele mover.

Algunos apuntes sobre este pez.

La oblada (Oblata melanura) es un pez perteneciente a la familia de los espáridos fácilmente reconocible por la mancha negra que tiene en la base de la cola así como sus grandes ojos negros, propios de un depredador infalible, y su coloración plateada.
La oblada es, a pesar de su pertenencia a la misma familia que otras especies como la dorada o los sargos, un depredador en potencia que basa su alimentación en los bancos de pequeños alevines de sardinas o boquerones aunque también incluye en su dieta otro tipo de alimentos como crustáceos, gusanos y peces muertos.
No es un pez que alcance pesos grandes puesto que, como mucho, una oblada que supere el kilo de peso ya puede considerarse un buen ejemplar.

Pesca de Obladas a spinning

La pesca de la oblada a spinning

La pesca de la oblada puede practicarse de muy variadas formas y utilizando un gran surtido de técnicas y cebos. Desde la pesca a surfcasting empleando cebos como gusanos o filetes de sardina, a la pesca a corcho empleando técnicas de brumeo para atraer a los cardúmenes en los que suele moverse esta especie.
Pero, no obstante, la forma más deportiva, divertida y espectacular es su pesca mediante el empleo del spinning empleando para ello equipos ultraligeros que nos harán disfrutar de la combatividad y voracidad de este pez.
Para ello lo ideal es que utilicemos cañas muy ligeras y de acción muy blando como, por ejemplo, las cañas utilizadas para la pesca de truchas a lance ligero.
Completará el equipo un carrete ligero cargado con monofilamento fino, en torno a un 0’20 ó un 0’25 o con un trenzado, un 0’10 ó 0’12, que nos permitirá alcanzar buenas distancias de lance con señuelos pequeños, puesto que no hay que olvidar que la oblada dirigirá sus ataques a presas pequeñas.

Los mejores señuelos.

Los mejores cebos artificiales que podemos emplear para pescar obladas serán aquellos que más se parezcan a pequeños peces pasto de las que estos depredadores se alimentan. Un buen surtido de señuelos para lograr una exitosa jornada de pesca de estos espáridos podría ser, por ejemplo, este:

Twisters

Los twisters en sus modelos más pequeños y preferiblemente de color blanco. Se trata de un señuelo endiabladamente efectivo para las obladas, utilizaremos pequeñas cabezas plomeadas para alcanzar la distancia necesaria.

twister

Mini cranckbaits

De entre 3 y 5 centímetros, estos pequeños peces artificiales son también muy efectivos, sobretodo en lugares donde el mar suele estar en calma como puertos o playas protegidas.

microseñuelos
Señuelos tipo raglou

Utilizados junto con buldós o bombetas, estos señuelos pueden sernos muy útiles cuando las obladas están cazando en lugares alejados de la orilla y con otros señuelos nos sería imposible llegar.
Pequeñas cucharillas ondulantes: Muy efectivas por la gran vibración que producen así como sus destellos. Además, a pesar de ser un señuelo muy reducido, tienen bastante peso.

Más artículos interesantes

Pesca con stickbait hundido para el mar: cómo, cuándo y dónde
visitas 554
Estamos en fechas donde los grandes depredadores se acercan a la costa a cazar o son más accesibles desde embarcación, kayak o pato. Deberemos estar p...
¿Verano de dentones en el Cantábrico?
visitas 512
Desde luego, el verano que estamos viviendo es de lo más atípico. Al comienzo las lluvias fueron la tónica habitual, pero “Lorenzo” pronto nos devolvi...
La pesca del Roosterfish en las costas del Pacífico
visitas 303
Siguiendo con la búsqueda de las especies más deportivas tanto de agua dulce como salada en el continente sudamericano, toca hablar en esta ocasión de...
Primer Objetivo científico de pesca Roshi en el Delta del Ebro: marcar y soltar
visitas 386
El pasado 28 de julio se celebró en las aguas del Delta del Ebro un evento de pesca enfocado exclusivamente para los pescadores y diversas especies de...

1 Comentario

Participa en la conversación
  1. Toni Martínez
    #1 Toni Martínez 10 abril, 2015, 18:20

    Una especie poco valorada pero muy combativa. A mí me encanta pescarlas con equipos muy ligeros. Buen post Carlos!!!

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.