Caracterísicas de la caña de pesca a mosca

Caracterísicas de la caña de pesca a mosca

Caracterísicas de la caña de pesca a mosca

por 6 de marzo de 2013 5 comments

Hace ya algunos meses escribí una entrada en este mismo blog dando a conocer algunas de las razones por las que adentrarse en el mundo de la pesca a mosca.

En esta ocasión mi intención es hablar del material específico para la práctica de esta modalidad. Hablaremos sobre ello en una serie de entradas en esta revista, donde trataremos por separado las características de las cañas, carretes, líneas, bajos de línea y de las propias moscas.

Foto de Scanout.com

Empezaremos hablando en esta ocasión sobre las características de las caña para la pesca a mosca.

Caña de pesca a mosca

Es un elemento fundamental en la práctica totalidad de las modalidades de pesca deportiva, en el mundo de la pesca a mosca no iba a ser una excepción.

Los materiales más utilizados en la actualidad para la elaboración de estas cañas son la fibra de carbono o grafito, por sí mismas o en combinación con otros materiales, con las que se obtienen cañas ligeras, resistentes y con una adecuada reserva de potencia.

Antiguamente se utilizaban otros materiales para su fabricación, como la fibra de vidrio, aunque actualmente está en desuso debido a las mejores características que presentan los materiales anteriormente mencionados.

Mención aparte merecen las cañas fabricadas en bambú refundido, auténticas obras de arte que se suelen realizar de forma totalmente artesanal aprovechando un elemento natural como es el bambú. Dicho material permite elaborar preciosas cañas, muy precisas a la hora del lanzado y con un buen comportamiento durante la captura. No obstante, el proceso artesanal de montaje y acabados encarece mucho el precio, siendo además, cañas más pesadas y que requieren de unos cuidados particulares en cuanto a su manejo y mantenimiento.

Respecto a las longitudes de las cañas para la pesca a mosca, lo más habitual es que oscilen entre los 6 y los 11 pies, es decir entre 1.80 y 3.30 metros aproximadamente, decantándonos por unas medidas u otras dependiendo del escenario donde pesquemos y de la especie que pretendamos.

Así, en ríos anchos lo más aconsejable es una caña a partir de 8 pies (2.40 m) y hasta los 10 u 11 pies (3 – 3.30 m), mientras que las longitudes más contenidas, entre 6 y 8 pies (1.80 – 2.40 m) serán las más aconsejable para cauces estrechos, como por ejemplo para ríos y arroyos de alta montaña o para aquellos donde la vegetación de ribera dificulta el empleo de cañas de longitudes mayores.

En la pesca a mosca el lanzamiento se realiza aprovechando el peso de la propia línea, dado que las imitaciones que colocaremos al otro extremo del sedal (llamadas moscas, aunque no siempre sean imitaciones de insectos) suelen carecer del peso necesario para poder ser lanzadas por si mismas de forma adecuada con una línea de pesca convencional.

Hay que tener en cuenta también la potencia de la caña, siempre acorde con la línea que tengamos que lanzar, así como del tamaño de las piezas que pretendamos capturar.

Acción de la caña de pesca a mosca

Respecto a la denominada acción de la caña, ésta puede ser de diversos tipos:

Acción rápida o de punta

La parte de la caña que trabaja (se dobla) principalmente es el tercio superior. Este tipo de acción es recomendable para realizar lanzamientos a mayor distancia o manejar grandes piezas. Como contrapartida, dada la rigidez de la caña, podemos perder capturas por rotura del bajo si no trabajamos adecuadamente el pez o dejamos el freno demasiado apretado. Las cañas de acción de punta suelen requerir, por sus características especiales, de cierta experiencia previa en el manejo de una caña para la pesca a mosca.

Acción media o semiparabólica

La parte de la caña que trabaja principalmente son los dos tercios superiores. Este tipo de acción nos aporta el término medio entre unas distancias decentes en el lanzado (si nuestra técnica es adecuada), haciendo éste un poco más sencillo, y proporcionándonos una amortiguación adecuada frente a los tirones del pez.

Acción lenta o parabólica

La caña se dobla prácticamente en toda su longitud. Indicada sobretodo en el caso de capturas potencialmente pequeñas.

Dada la longitud que presentan, las cañas de mosca no son de un solo tramo, hecho que dificultaría enormemente su transporte y almacenamiento. Lo más habitual es encontrarlas separadas en varios tramos enchufables, los cuales suelen ser entre dos y cuatro tramos habitualmente (con alguna excepción de cañas tipo travel, para viajar, en seis tramos, etc.).

Otro elementos importantes de la caña de pesca a mosca

La empuñadura

Por lo que respecta al material de la empuñadura, el más empleado es el corcho, siendo muy raro ver una caña de mosca con una empuñadura en otro material (EVA, foam…), como si es habitual en otras modalidades como el spinning.

La anillas

Las anillas pueden ser serpentiformes o circulares monopata. Lo más frecuente es que una caña de mosca presente entre 7 y 11 anillas, según longitud, más aparte la anilla de salida. El diámetro de las mismas irá decreciendo a medida que avanzamos a través de la longitud de la caña, siendo las más próximas al carrete las que presenten un mayor diámetro.

El talón de combate

Otro elemento que puede tener la caña de mosca es un talón de combate, que nos puede ayudar a la hora de afrontar la pelea con un pez de porte. Suelen disponer de él las cañas más potentes, generalmente a partir de línea 6, y la práctica totalidad de las cañas de mosca destinadas a la pesca de grandes piezas, como las cañas específicas para pesca en el mar, o las destinadas a la pesca del lucio. Las cañas destinadas a la pesca de piezas más livianas o al agua dulce no suelen presentar este elemento incorporado.

Por último, y a modo de conclusión, recordar que todas estas características (longitud, número de línea recomendada, peso…) suelen aparecer serigrafiadas por el fabricante en la propia caña, cerca de la empuñadura. Nos servirá de ayuda para repasar rápidamente las características de una caña de forma previa a su adquisición.

Espero que lo aquí expuesto os resulte de utilidad en la elección de vuestra caña para la pesca a mosca. En breve continuaremos revisando el resto de elementos que conforman nuestro equipo mosquero.

Hasta entonces, un saludo y… ¡buena pesca! 😉

Más artículos interesantes

Llega el tiempo de las hormigas aladas, te explicamos como montarlas
visitas 378
En este año 2018 de tiempo tan variable y que nada se parece al de años anteriores, el otoño o más bien el fin del verano, no iba a ser una excepción....
La pesca en Alaska (IV): En busca de las grandes truchas arcoíris de finales de verano
visitas 146
Ahora que cerramos la temporada de salmónidos en buena parte de nuestros ríos, es el momento en el que otros ríos de latitudes más norteñas nos ofrece...
En busca de el dorado: pesca del depredador más deseado de Sudamérica
visitas 257
El dorado es un fabuloso depredador muy representativo de las aguas dulces de Sudamérica, tanto en las cuencas altas como bajas. Es también conocido p...
Destinos de pesca: Río Namsen la joya de la corona de los ríos salmoneros noruegos
visitas 137
Hablar de salmón es relacionarlo rápidamente con Noruega. Aunque los salmones que llegan a nuestros mercados son de piscifactoría no es menos verdad q...

5 Comentarios

Participa en la conversación
  1. jaimegalaz
    #1 jaimegalaz 14 junio, 2014, 20:28

    yo me quiero iniciar en la pesca con mosca que accion tiene que tener la caña

    Contesta a este comentario
  2. Toni Martínez
    #2 Toni Martínez 6 marzo, 2013, 14:53

    Consejos muy útiles para los que quieran iniciarse en esta apasionante modalidad. Un saludo Víctor.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.