Señuelos Heddon, una marca con historia

Señuelos Heddon, una marca con historia

Señuelos Heddon, una marca con historia

por 14 de diciembre de 2015 0 comments

En un artículo anterior narramos como un pescador finlandés había creado un verdadero imperio en el mundo de la pesca al fabricar un modesto señuelo con corteza de árbol y negativos de fotografías y que más tarde se convertiría en todo un símbolo para los pescadores deportivos como es Rapala.

En esta ocasión y al hilo de esta fantástica historia de superación vamos a hablar a través de estas líneas de otro señuelo clásico para los pescadores de todo el mundo. Un señuelo que también fue creado casi por casualidad y que se convirtió, al igual que la firma Rapala, en todo un imperio. Hablamos de la marca Heddon.

Señuelos Heddon

Inicios de la leyenda de los señuelos Heddon

La historia de los señuelos Heddon se remonta a finales del siglo XIX cuando James Heddon, un apicultor de los Estados Unidos se encontraba esperando a un amigo suyo para disfrutar juntos de una jornada de pesca. En vista de que su compañero se demoraba, el bueno de James Heddon decidió entretenerse jugando con una pequeña navaja y un trozo de madera.

A medida que el filo de su navaja iba dando forma a ese trozo inanimado de madera, esta se fue transformando en una rana y, una vez acabada, Heddon decidió añadirle unos anzuelos.

Una vez pescando ya con su amigo, James Heddon decidió probar su nueva creación, así que lanzó su rana de madera y, para su sorpresa, un enorme black bass engulló su señuelo. Había comenzado la leyenda Heddon.

SEÑUELO HEDDON

Un negocio boyante en torno a un señuelo de pesca.

A partir del momento en que aquel bass tomó la creación de Heddon, éste se dio cuenta de que tenía algo importante con lo que obtener un beneficio económico.

Por ese motivo aquel antiguo apicultor comenzó a mejorar aquel basto señuelo y así, pasada a pasada de su navaja, consiguió crear un nuevo señuelo mucho más perfeccionado y que funcionaba a las mil maravillas con los depredadores que habitaban las aguas de su zona.

HEDDON 1

Así creó, un año después, “Dowagiac Casting Bait”, un señuelo diseñado para la superficie, y que se convirtió en el primer señuelo oficial de la firma Heddon y el cual comenzó a comercializarse entre los pescadores locales.

En vista de la gran aceptación que entre los pescadores tenía este nuevo señuelo, gracias a su tremenda efectividad, James Heddon decidió crear una empresa para vender a mayor escala sus creaciones.

Por ese motivo en 1902 se creó la empresa “Heddon Company”. Los inicios fueron duros, puesto que James seguía tallando a mano sus creaciones en la mesa de su propia cocina hasta que en 1910 firmaron un tratado con un proveedor de ventas Canadiense y situaron su fábrica en Dowagiac, Michigan.

senuelo-de-superficie-heddon-mini-spook-z-423-42318

James Heddon falleció en el año 1911 y no pudo ni siquiera imaginar el enorme éxito que alcanzarían sus señuelos, pero sus hijos William y Charles decidieron continuar el negocio de su padre y juntos ayudaron a convertirlo en un gigante de la industria de la pesca.

Los hijos de James no solo continuaron con el legado que les había dejado su padre sino que tuvieron unas amplias miras comerciales y, la marca de señuelos Heddon continuó su crecimiento y alrededor de 1950, la compañía fabricaba más de 12000 unidades por día. Durante esos años, la empresa también fabricó otros productos como cañas y otros accesorios para la pesca.

La marca Heddon en la actualidad

En 1941 William fallece y luego Charles en 1955. Es después de la muerte de Charles cuando los herederos del negocio Heddon traspasaron el negocio al recibir una suculenta oferta por hacerse con los derechos de los señuelos que había creado el padre de los Heddon.

Marca Heddon

Después de varios cambios de titularidad aún hoy se pueden encontrar estos famosos señuelos, evolucionados a los tiempos actuales, y que siguen sacando de las masas de agua a muchos de los depredadores que, como el bass o los lucios, encuentran los señuelos Heddon completamente irresistibles.

Más artículos interesantes

¿Iniciarse en la pesca?: Toma nota de estos consejos y hábitos básicos
visitas 373
Cuando no pescaba solía afirmar que cualquiera podía pescar porque era la suerte la que lo definía todo a la hora de querer hacerse con un pez, y aunq...
La seguridad del pescador: una cuestión de perspectiva demasiado subjetiva
visitas 243
Tal vez sea porque uno se va haciendo mayor y sabe que a ciertas alturas de la vida tiene mucho que perder, o quién sabe la verdadera razón, pero desd...
La pesca con mosca en “El río de la vida”
visitas 172
He dado con un fascinante relato autobiográfico sobre ríos y pesca con mosca pero no es netamente un libro sobre técnicas de pesca, estudios de trucha...
Volver a pescar: retomar las viejas costumbres
visitas 365
Por mucho que pretendamos lo contrario, la vida a veces nos lleva por sendas angostas y tortuosas, y no avisa. Hoy, por ejemplo, nos puede sonreír en ...

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.