La pesca de salpas, la alternativa más segura para pescar en invierno

La pesca de salpas, la alternativa más segura para pescar en invierno

por 15 de Diciembre de 2013 2 comments

El invierno presenta dificultades añadidas a la pesca del corcheo, debido en gran parte al mal estado de la mar en multitud de ocasiones y a la disminución de la actividad por parte de la gran mayoría de especies a los que destinamos nuestras jornadas, siendo la pesca de salpas la pesca una  gran alternativa para el invierno.

Doradas, mabras y demás especies, que podríamos definirlas como más veraniegas, se vuelven casi inaccesibles en los meses más fríos. Sin embargo, existen peces que darán la cara en esta época, incluso más que en épocas más benévolas con el clima.

Pesca de Salpas

Una de estas especies es la salpa o salema, la cual, aunque también es posible pescarla con éxito en períodos cálidos, muestra una excepcional actividad aún en el día más gélido y es uno de los objetivos del pescador de corcho en estos meses.

De la familia de los espáridos, la salpa es muy abundante en los espigones y es fácil verla agrupada en bancos más o menos poblados, comiendo el verdín que queda adherido a las rocas de los mismos. Puede alcanzar los dos kilogramos de peso, pero lo más habitual es hacernos con ejemplares medianos, en torno a doscientos gramos al medio kilo de peso, los cuales ya presentan una batalla digna con un equipo de corcheo, teniendo incluso la dificultad añadida de sus dientes, los cuales pueden seccionar el bajo de línea.

Los mejores cebos para la pesca de salpas son la naranja y la mandarina

Si hay un cebo tradicionalmente usado para la pesca de la salpa, esta es sin duda alguna la naranja. En plena campaña de cítricos en nuestro país, nos va a resultar facilísimo conseguir unas cuantas naranjas o mandarinas de la despensa de nuestra casa para tentar a las salpas. También es posible tentarlas con otro tipo de frutas como melocotón, nísperos,… pero éstas son más frecuentes en verano y en esta época muchos pescadores, incluido un servidor, dejamos aparcadas a nuestras queridas salpas en busca de peces de más caché, por decirlo de alguna manera, como doradas, mabras o sargos.

[blockquote style=”2"]La pesca de la salpa es muy divertida ya que es una especie muy batalladora y muy noble.[/[/blockquote]p>

La naranja la podemos llevar entera y con piel a nuestro pesquero y una vez allí, pelarla y ponerle pequeños daditos o gajos, o bien podemos llevarla ya preparada de casa, donde previamente la habremos troceado y depositado en una pequeña fiambrera. Yo particularmente prefiero la segunda opción, debido al jugo que desprenderá al cortarla si lo hacemos en el lugar de pesca, pringándonos los dedos y dejándolos pegajosos. Además el aire frío endurecerá los trocitos de naranja o mandarina que tengamos ya cortados con los que el anzuelado resultará más fácil, haciéndolo mediante trocitos pequeñitos en anzuelos no muy grandes, ya que las salpas poseen una boca un tanto pequeña.

Naranja y mandarina, los mejores cebos para la salpa

Otros cebos que van muy bien son las diferentes pastas que podamos confeccionar, como el engrudo y también la llamada ova o lechuga de mar que podréis recoger en las inmediaciones de los lugares de pesca.

La importancia del cebado previo

Un buen consejo que puedo daros para tener éxito en nuestras jornadas en la pesca de salpas es que preparéis un buen engodo antes de poneros a pescar y cebéis el lugar elegido para atraer a los peces.

Existen multitud de engodos preparados, harinas, esencias y otros muchos productos pero la salpa se caracteriza por no ser un pez excesivamente sibarita en cuanto a la comida.

Yo empleo el pan duro que se va acumulando en casa durante la semana y que ya no sirve y lo remojo bien hasta que se hace una pasta, después le añado algo de harina de maíz o, si no se tiene nada mejor, arena fina de playa para que se compacte bien esa pasta y llegue al fondo sin problemas.

La diferencia entre una jornada aburrida y una locura de picadas puede estar en muchas ocasiones en acciones como esta del cebado previo. Probadla.

Escenarios y equipo

El escenario típico para la pesca de las salpas son los espigones y muelles portuarios donde acuden a comer en bandos más o menos numerosos cerca de las rocas o en las paredes de obra de los muelles y pantalanes.

Para practicar este tipo de pesca, los equipos de corcheo, coup o boloñesa que se emplean para pescar otras especies como las llisas sirven a la perfección para las salpas.

En general, este pez no es muy dado a exquisiteces y finuras aunque los anzuelos y aparejos deberán ser pequeños ya que posee una boca que no hace aconsejable el empleo de anzuelos de talla grande. Si es buena idea, sin embargo, optar con aquellos modelos de pata o tija larga ya que los dientes de las salpas pueden ocasionar cortes en los bajos de línea.

Además el empleo de equipos ligeros proporcionará una diversión y una emoción mucho mayor que con cañas más duras y líneas gruesas, ya que aunque sean de tamaño comedido, las salpas presentan una lucha realmente tenaz.

Un corcho bien plomado, un salabre por si nos entran, cada vez menos, salpas de medio kilo o más de peso, y el resto del equipo que nos llevemos habitualmente, será más que de sobra.

Pesca de la salpa a corcheo

Conservación

Os recomendamos la captura y suelta, pero si se opta por llevarse la captura a casa, una vez conseguidas nuestras primeras salpas, es muy aconsejable vaciarles el contenido del estómago lo antes posible, debido al alto grado de descomposición que alcanza éste, dada la naturaleza herbívora de la salpa, la cual puede producir olores desagradables si tardamos demasiado en realizar dicha operación, lo cual es una pena ya que este pez posee una carne muy sabrosa, por algo es de la misma familia que los sargos y las doradas.

No en vano son conocidas vulgarmente como “cagonas”, y esto es porque, en multitud de casos, nada más tocar la salpa esta soltará un chorro de heces casi líquidos que hace que mucha gente no le tenga buena estima en relación con otras especies.

[b[blockquote style=”2"]n embargo, como ya os he dicho, es una pesca muy divertida ya que la salpa es muy batalladora, muy noble y además da la cara en épocas muy adversas para la pesca en el mar.[/bl[/blockquote]rong>

 

Más artículos interesantes

Doradas de piscifactoría: La marabunta espárida
visitas 645
La pesca de la dorada siempre se ha caracterizado por ser una pesca fina que requería de técnicas depuradas y de un muy buen hacer por parte de los pe...
Vídeo de pesca: Tres tipos de aparejos para sargos
visitas 421
Estos días de viento, que azotan toda España y levantan grandes olas en nuestras costas, de sur a norte, son momentos excelentes para el sargo. Mares ...
Vídeo de pesca: Sargos a corcho
visitas 538
La pesca de sargos a corcho o boya es más que una tradición en las aguas del Atlántico y del Cantábrico. En los días de fuertes mares y corrientes del...
El tamaño de las boyas de pesca, un misterio por resolver
visitas 956
A nadie coge por sorpresa que en la pesca a corcho, la boya ejerce un papel fundamental. De tal modo, este necesario complemento se ha visto construid...

2 Comentarios

Participa en la conversación
  1. Andrés
    #1 Andrés 12 Junio, 2014, 12:34

    Ahí un ejemplo

    Contesta a este comentario
  2. Toni Martínez
    #2 Toni Martínez 30 Noviembre, 2012, 21:34

    Es una especie muy combativa y ademásda la cara en invierno.Ideal para pescarla a flotador. Buen artículo compañero!!
    Un saludo!!

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.