Pesca verde

por 5 de julio de 2011 0 comments

Los buenos aficionados del mundillo (los que no compartan la idea no merecen el adjetivo) tenemos un profundo sentimiento de tristeza cuando, en alguna de nuestras aventuras, nos encontramos con todo tipo de residuos en orillas y fondos marinos. Lo más triste llega cuando lo que aparece ante nosotros son cajas de cebo, sedal o cualquier otro residuo “pesquil”, que no hace más que reflejar la indecencia de algunos que se creen aficionados. Indignante.

Todos hemos tenido descuidos y a cualquiera se nos han podido olvidar en la orilla esos inservibles metros de línea. Lo que no puede merecer respeto alguno es esa forma de entender el mar y el río como incontrolados vertederos a disposición del ser humano. He visto gente lanzando latas de bebida, bolsas de plástico, envoltorios… ¡Todo lo imaginable!

pescaverde3-300x195

 

Algún día me callaba por vergüenza, hoy ya no lo hago. De sobra es conocido por todos el problema que crean, entre otros muchos, este tipo de residuos: esta basura pasa a formar parte de una dieta mortal para todo tipo de cetáceos, peces y demás fauna marina. Todos soñamos con posar delante de la cámara con ese maravilloso ejemplar, que sólo llega a picar el anzuelo cuando nos vamos al sobre. En los últimos años numerosas iniciativas colectivas y particulares se han lanzado a por otro tipo de captura: la maldita basura que avergüenza ríos y litorales. Las instantáneas que resumen estas “jornadas de pesca” tienen como protagonista a otro tipo de habitantes del medio acuoso: ruedas de coche, neveras o cualquier tipo de plástico pasarán a formar parte del álbum fotográfico de cualquier PESCADOR. Con mayúsculas.

Merece especial atención un apartado que involucra directamente al colectivo profesional de pescadores. La actividad que realizan se sirve de una serie de aparejos que en ocasiones (muy a menudo) quedan enganchados en el fondo del mar, sin poder volver a las embarcaciones desde las que fueron lanzados. Estos, lamentablemente, seguirán pescando de forma pasiva sin que nadie reclame sus capturas. Sólo cuando se practican deportes subacuáticos se llegan a entender las dimensiones de este problema. Además el buceador se expone al peligro de un enganchón en estas redes abandonadas.

¿Soluciones? Las embarcaciones disponen de la tecnología suficiente para dejar “marcados” estos aparejos enganchados. Me explico: en el momento en que un barco sufre un enganchón y pierde su arte de pesca, puede crear una marca con las coordenadas de la posición donde se produjo el incidente. Esas coordenadas serán utilizadas por una empresa de buceo profesional, que las utilizará para localizar el aparejo y proceder a su extracción.

Os dejo una noticia sobre la propuesta de Bruselas de que sean los pescadores quienes recogan los residuos del mar en época de veda y así evitar estar parados. ¿Qué opináis al respecto?

Por último, desde aquí os animo a recoger y fotografiar todos esos residuos que encontréis en vuestra zona de pesca y nos hagáis llegar esas instantáneas. Por desgracia, no hace falta que hoy PéZcalo os desee buenas capturas.

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.