Explosión en superficie con la pesca de lubinas con paseante

Explosión en superficie con la pesca de lubinas con paseante

Explosión en superficie con la pesca de lubinas con paseante

por 3 de abril de 2014 1 comment

Posiblemente la lubina sea el pez que más señuelos ha visto pasar y verá pasar por delante de sus morros, debido a la variedad de artificiales válidos para su pesca. Con tal presión pesquera, hay unos señuelos que la sacan de sus casillas y no son otros que los paseantes, un clásico en la pesca del Black-bass a los que la lubina ataca con ferocidad, con explosiones en superficie que nos generan adrenalina pura. Cada día es más conocida la pesca de lubina a superficie, pero no es la más practicada, ya que la mayoría de “lubineros” son más asiduos a los minnows, las cucharillas y últimamente a los tan de moda vinilos. No siempre serán los señuelos más efectivos, pero en determinados pesqueros marcarán la diferencia y no hay dudas, es la pesca más espectacular.

pesca-de-lubinas-1
Una pesca que requiere técnica

Desde luego que fácil no es cogerle el truco al manejo de paseantes, ya que son algo más técnicos que un popper. Pero con paciencia le sacaremos las mejores virtudes a estos señuelos. Lo adecuado es practicar en zonas calmadas y resguardadas del oleaje y las corrientes. Es buena idea practicar en un embalse por ejemplo. Debemos ser finos en los movimientos ya que aquí no se trata de recuperar al “tun tun”, como un minnow. Una vez hemos lanzado el señuelo, es buena idea esperar unos segundos antes de empezar la recogida. La razón es sencilla. Si hay alguna lubina apostada cerca, le llegará las ondas que ha creado el señuelo, se acercará y si aún mantenemos el señuelo en el sitio, en cuanto le demos apenas un par de toques ya tendremos la picada si hemos acertado con el paseante (tamaño, color, etc.). Para la recogida tenemos dos opciones. Una más rápida y otra más lenta. Con leves toques de puntera de la caña haremos zigzaguear al paseante, y si espaciamos la duración de cada toque, el paseante realizará una S más marcada, moviéndose sinuoso, con parsimonia. Es un movimiento muy efectivo ante peces recelosos o apáticos. Si los toques son más rápidos y contínuos, el paseante se moverá con un zigzag más cerrado, pero es una buena recogida ante peces activos y para barrer mucha agua. Todo es práctica y aunque al principio cueste encontrarle el movimiento adecuado, no hay que desesperar, que con paciencia, en esta vida todo llega.

¿Donde pescar?

No nos engañemos, no vale lanzar un paseante en cualquier lugar. En una zona profunda será harto complicado hacer subir a una lubina a la superficie a no ser que esté cazando en la espuma pececillos en la primera lámina de agua. Estos son artificiales para rías, desembocaduras, lagunas, bahías, puertos (pescando entre los barcos), zonas rocosas de escasa profundidad, canales… allí donde la lubina se mueve en decímetros de agua, en busca de pececillos que nadan en la superficie, a los que caza activamente. Si en una ría o desembocadura tenemos algunos pilares de puente, hay que lanzar hacia ellos, que son verdaderos imanes. Buscar las sombras de las estructuras y los accidentes naturales, que la lubina se comporta como un bass cazando al acecho, por algo es la prima hermana de la perca negra. Desde luego esta pesca tiene mucho de la pesca del bass, ya sea desde embarcación u orilla.

De marcas y modelos…

Aquí hay para todos los gustos y bolsillos, perfectas para la pesca de lubinas. Desde los modelos más caros hasta los low cost, todos funcionan a poco que el señuelo nade correctamente. A partir de ahí entran las manías de cada pescador hacia determinados modelos y marcas. Pero si hemos de poner nombre a los mejores, sin duda hay varios de ellos que en mi caja son insustituibles. Los Sammy y Gunfish de Lucky Craft o los Patchinco de Xorus, son señuelos caros pero efectivísimos. Los Duo Realis más de los mismo, así como el Ima Pugachev’s Cobra que rivaliza en precio y efectividad con el Dog-X de Megabass. Pero tanto Yokozuna como Hart también poseen modelos mucho más económicos y muy efectivos, aunque deberemos darles un buen baño de agua dulce tras cada uso (algo que igualmente se debe hacer con todos) y acostumbrarnos  a sus rápidos desconchados cuando los golpeemos en zonas de roca. Pero al menos no estamos hablando de señuelos de más de 10-15 euros por lo general. En ese rango de precios también se mueven los paseantes de Molix y Savagear. Los Sammy por ejemplo, se disparan, pero su calidad también se paga.

pesca de lubinas con paseante

 

El equipo adecuado

Todo depende de si practicamos la pesca de lubinas en las aguas revueltas  del norte o en el más calmado Mediterráneo, en una ría o desde barca. En cada situación se requiere una caña diferente, pero como norma, para pescar con paseante, lo mejor es que sea una caña de acción rápida, con acciones acordes a la manera o zona donde pesquemos lubinas. Un carrete no mayor de talla 4000 que le aporte toda la ligereza posible al equipo, ya que castigamos mucho la muñeca con estos señuelos y cuanto más ligero sea el equipo, mucho mejor. La cuestión de la línea también es importante, ya que es primordial, y más con las distancias que se deben alcanzar muchas veces en el mar, el uso del trenzado, para transmitir cada movimiento al señuelo con la mínima elasticidad de línea y que el paseante nade con precisión. Un bajo de línea lo más transparente posible es obligado para que el pez no recele, mejor si es monofilamento, ya que el fluoro se hunde muy rápido y en ocasiones hace que el paseante no se mueva como debiera.

pesca-de-lubinas-4

Muchas más especies

Si nos enganchamos a su utilización para la pesca de lubinas, no habrá especie que se nos resista. Pocos depredadores hay que desdeñen una presa en aguas superficiales. Desde el gigante atún, hasta el palometón, la anjova, la serviola y la barracuda. Otros veloces nadadores y ávidos cazadores son los bonitos, los jureles, las caballas, las palometas blancas, las llampugas… que con equipos ligeros nos harán disfrutar de fabulosas picadas y bonitos combates. No hay excusa para no llevar varios paseantes en tu caja. Cuando sientas la picada de una gran lubina en superficie, siempre habrá un lugar o un momento de la jornada en que desees anudar en tu sedal un paseante.

pesca-de-lubinas-2

¿Cuál es tu paseante preferido?

 

Más artículos interesantes

En la pesca de lubinas no siempre se gana
visitas 1.293
Aprovechando unos días libres, este pasado fin de semana tocó volver a tentar a la suerte con la caña en la pesca de lubinas, aunque el resultado fue ...
El marjal de Almenara: Un destino perfecto para pescar en Castellón
visitas 589
A buen seguro que muchos pescadores españoles tienen como destino de vacaciones alguno de los bellos lugares con los que cuenta la provincia de Castel...
Cinco grandes minnows para lubina y anjova
visitas 1.932
Con la temporada ya avanzando, muchas son las especies depredadoras que están activas, desde los grandes atunes y bacoretas, a la lubina y los carángi...
Spinning ligero desde costa en el delta del Ebro
visitas 1.041
A día de hoy parece que el delta del Ebro es más conocido por la pesca de grandes atunes y bacoretas con equipos pesados, buscando combates épicos per...

1 Comentario

Participa en la conversación
  1. Josan Illescas
    #1 Josan Illescas 17 abril, 2014, 11:55

    Gran artículo, Toni, como siempre por otro lado. Pescar con paseante o con cualquier otro señuelo con el que se ve el ataque del pez en superficie es, para mí, lo máximo en pesca deportiva. Ya me gustaría a mí practicar este tipo de pesca con las lubinas, pero, por ahora, me seguiré conformando con los depredadores de agua dulce.
    Felcidades y un saludo.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.