Mosca Crazy Charlie, un streamer sencillo y eficaz

Mosca Crazy Charlie, un streamer sencillo y eficaz

Mosca Crazy Charlie, un streamer sencillo y eficaz

por 4 de diciembre de 2013 1 comment

Hace ya algún tiempo escribí en este mismo blog una entrada comentando las características y virtudes de la que, probablemente, sea una de las moscas más utilizadas en el medio marino. Esta no era otra que la Clouser’s Minnow.

En esta ocasión la mosca que nos ocupa no merece menos honores y es que se trata de todo un clásico, utilizado desde hace tiempo para la pesca a mosca del bonefish o macabí. Estamos hablando, como no podría ser de otra manera, de la mosca Crazy Charlie.

Mosca Crazy Charlie

Foto de English-fly-fishing-flies

Pasemos a conocer sin más dilación algunas particularidades de esta mosca, su historia y el por qué es habitual encontrarla en las cajas de muchos mosqueros de agua salada en todo el mundo.

Historia

Bob Nauheim, propietario de una agencia de viajes de pesca de California, montó la primera Nastie Charlie (posteriormente rebautizada como Crazy Charlie) con el objetivo de imitar los pequeños peces pasto semitransparentes de los bajíos de las Bahamas.

Originalmente, el patrón de montaje empleaba pluma, concretamente puntas de hackle, para montar las alas, si bien ahora es más popular utilizar pelo de cola de becerro, bucktail u otros materiales sintéticos (krystal flash, flashabou, etc.).

Mosca Crazy Charlie

Mosca Crazy Charlie

En poco tiempo, la Crazy Charlie fue ganándose por méritos propios un sitio privilegiado en las cajas de los pescadores a mosca que visitaban los conocidos flats caribeños en busca de un pez que es casi una leyenda: el bonefish o macabí.

Como veremos a continuación, dada la sencillez de este patrón de mosca, podremos introducir algunas variaciones de materiales en el montaje, según nuestras necesidades o preferencias.

Montaje de la mosca Crazy Charlie

Para montar la mosca Crazy Charlie utilizo un anzuelo tipo saltwater, pues básicamente este es un streamer destinado a la pesca en agua salada, si bien he utilizado algunas versiones con alguna variación de esta misma mosca para la pesca de ciprínidos y black bass, obteniendo con ella resultados satisfactorios también en el agua dulce.

En lo referente al tamaño del anzuelo, personalmente los tamaños que más utilizo son el #8, el #6 y el #4, empleando para lanzarlos un equipo de línea 5.

Respecto a los colores, como siempre, existen preferencias dependiendo del pescador que esté realizando el montaje. Algunas combinaciones que suelen dar buen resultado es el blanco, beige, oliva y rosa claro, con algún toque de brillo que le da un atractivo adicional a la mosca.

Mosca Cray Charlie

Foto de www.saltwaterflies.com

Para montarla empezaremos fijando el anzuelo en el torno de montaje, procediendo a continuación a plomarlo adecuadamente mediante unos ojos de cadena. Este punto es crucial en el montaje de esta mosca, ya que el lastre cerca del ojal del anzuelo será el que dotará a la mosca de un movimiento adecuado y la hará navegar en invertido, con la punta del anzuelo hacia arriba, minimizando así los posibles enganches con el fondo o la vegetación.

Una vez fijado el lastre, procederemos a efectuar el resto del montaje. Pasaremos el hilo hasta la parte más cercana a la curvatura del anzuelo y fijaremos una tira de tinsel perlado, o algún otro material que lo sustituya (vinyl rib, etc.), lo enrollamos hacia delante y lo fijamos por detrás de los ojos.

Llevamos el hilo de montaje a la parte de delante de los ojos, y atamos un mechón de pelo de becerro, marabou o el material que deseemos utilizar y en el color deseado, junto algunas fibras de material sintético para darle un toque de brillo.

Tras realizar esta operación, atamos el nudo final, barnizamos la zona del nudo y ya tenemos nuestra mosca terminada.

Especies

Es esta una mosca muy utilizada por muchos pescadores en todo el mundo. Se trata de un clásico insustituible para todos aquellos que pretenden pescar en los bajíos caribeños, especialmente los que andan detrás de los bonefish o macabíes.

captura con mosca Crazy Charlie

Foto vía salmonfishingclub.wordpress.com

A pesar de esto, su utilización no debería restringirse a esos paraísos tropicales de la pesca a mosca. Su versatilidad y su capacidad de imitar un pez-pasto la hacen sumamente versátil, permitiéndole ser una mosca prácticamente imprescindible en la pesca a mosca en el mar, pudiéndose usar también con éxito para la pesca a mosca del black bass y de ciprínidos, especialmente carpas.

Su efectividad, polivalencia y la rapidez y sencillez de su montaje son algunas de las razones por las que no debería faltar en nuestras cajas.

Si aún no lo habéis probado… ¿a qué esperáis?

 

Más artículos interesantes

Montaje de ninfa oreja de liebre
visitas 257
Si las ninfas son importantes en las primeras semanas de la pesca de la trucha, la situación actual de ríos tomados que se prolongarán muchas semanas ...
Montaje de hormiga alada para barbo
visitas 474
El verano da sus últimos pasos, de hecho, en lo climatológico este fin de semana ya hemos notado la bajada de temperatura, pero lo que, salvo en algun...
Razones que hacen a la efémera una mosca imprescindible
visitas 511
El buen tiempo se impone con temperaturas que superan ya los 20 grados en muchos ríos. Una combinación perfecta para que comiencen las eclosiones de i...
Adams, una mosca de fuera imprescindible para el pescador
visitas 987
En el mundo de la mosca para pesca combinamos desde imitaciones muy realistas con respecto a los invertebrados que rondan nuestros ríos, otras son int...

1 Comentario

Participa en la conversación
  1. Toni Martínez
    #1 Toni Martínez 4 diciembre, 2013, 12:14

    Bonita y efectiva mosca Víctor!! Para la lubina seguro que da excelentes resultados. Será cuestión de probarla.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.