Sobre el artículo

Información del autor

Desde que tengo uso de razón ando con una caña en la mano por ríos, embalses y costas. No es por presumir pero, si eres pez y te cruzas conmigo... lo siento por ti.

¿Pescar lubinas con mini señuelos? ¡Claro! ¿Por qué no?

Cuando nos acercamos a una tienda de pesca para comprarnos señuelos para pescar lubinas, siempre llevamos en mente un cierto tamaño estándar de entre 9 y 15 centímetros, puesto que debido a las características de nuestro pez favorito, tenemos la idea preconcebida de que las grandes lubinas se decantarán antes por los señuelos grandes.

Pescar lubinas con mini señuelos

Esta es una buena idea y, desde luego, todos llevamos en nuestras cajas señuelos de estas dimensiones. Sin embargo, muchas veces pasa que las lubinas o robalos, incluso los que superan con bastante holgura los dos o tres kilos de peso, se centran en pequeñas presas pasando olímpicamente de nuestros señuelos.

Cuando se trata pescar lubinas, la lógica no funciona

Si nos fijamos bien en la boca de una lubina nos daremos cuenta de que en ella puede caber perfectamente un pez bastante grande en relación al propio tamaño de su predador. Además, todos conocemos de sobra que la lubina es un pez que ataca mediante carreras cortas y certeras por lo que lo lógico es que seleccionase bien el tipo de presa a atacar para que la ecuación gasto de energía-beneficio obtenido fuera lo más satisfactoria posible.

Señuelos

Pues no. Con nuestras amigas eso no tiene por qué pasar siempre. De hecho, en muchas épocas del año, la irrupción en nuestros escenarios favoritos de pesca de bandos enormes de pequeñas sardinas o boquerones en primavera, o la llegada de las pequeñas angulas a las desembocaduras de los ríos, hace que los róbalos se centren casi en exclusiva a depredarlos.

¡Así que ha llegado la hora de usar los mini señuelos!

¿Qué es un mini señuelo?

Para que nos entendamos: un mini señuelo será aquel que, como máximo, tenga una longitud de unos 5 centímetros y un peso de apenas unos gramos. Veamos cuáles pueden servirnos:

Cranckbaits

El tamaño será entre 3 y 5 centímetros. Son peces artificiales muy ligeros en cuanto a peso y que, debido a su poco babero, no profundizan mucho, así que los usaremos en situaciones de aguas calmadas y poco profundas como interiores de puertos o en días en que el mar este plano o con muy poco oleaje.

Vinilos

El universo vinilo nos ofrece una multitud de formas. Imitaciones de peces, twisters, pequeñas lombrices, cangrejitos,… siempre en sus tamaños más pequeños vendrán de lujo para las lubinas. Además los vinilos presentan la ventaja de poder añadirles pequeñas cabezas plomadas o pequeños plomos de bala lo que nos hará lanzarlos más lejos.

Pescar lubinas con pequeños vinilos


Plumas y angulas de silicona

Dos clásicos, la traca y las angulas de plástico. Para lanzarlas deberemos utilizar lastres como los buldós, bombetas o incluso pequeños plomos.

Un equipo especial

Claro, hay que usar un equipo determinado. Los mini señuelos tienen la pega de que pesan muy poco, a no ser que les pongamos lastre, y por lo tanto nuestro equipo deberá adaptarse a las características de los señuelos.

Caña

Yo utilizo una caña de spinning ligero con una acción muy blanda, en torno a los 10-30 gramos y 2’70 metros de longitud, y la verdad es que me va de lujo. Os puedo decir, para que os hagáis una idea, que he pescado con la misma caña a la trucha con cucharilla que al llobarro con señuelos pequeñitos.

Carrete

Utilizaremos uno que se acople a la caña. También pequeño y ligero.

Hilo

Deberá ser finito para poder lanzar bien nuestros señuelos. En caso de monofilamentos tradicionales, os aconsejo que no uséis más de un 0,22 mm. No tengáis miedo de usar hilos tan finos puesto que os digo que se puede sacar del agua una buena lubina con ellos, eso sí, teniendo paciencia y calma.

Pero si no queréis sufrir, la mejor opción es usar un trenzado el cual nos aportará una buena distancia de lance y una más que buena resistencia tanto con los peces como ante posibles rozaduras. Yo utilizo un trenzado de 0,10 con un bajo de fluorocarbono del 0,25 para evitar que lo puedan ver.

Los mejores escenarios para pescar lubinas

Para usar estos señuelos deberemos tener claro que no se pueden utilizar en cualquier lugar y en cualquier circunstancia. Una mar excesivamente batida, una zona de acantilados o zonas con gran profundidad no serán los mejores sitios para hacerlo.

Desembocaduras

Es el mejor lugar sin duda, ya que los pequeños alevines de casi cualquier especie acuden a estos lugares en busca del alimento que el agua dulce arrastra hasta ellos, así como las angulas que, como todos sabemos, remontan los ríos.

Espigones, pedreros

Antes hablábamos de la escasa profundidad que alcanza un mini cranckbait, así que será perfecto para manejarlo por lugares con mucha roca y poca agua al igual que pequeños vinilos con poquito plomo.

Pescar de lubinas con micro señuelos

Playas

En estos lugares, las lubinas se sitúan a pocos metros de la orilla, en el escalón que se suele formar apenas unos metros cerca de la arena, buscando cualquier animalillo que echarse a la boca, no solo pececitos sino también pequeños cangrejos, camarones o incluso gusanos y moluscos que el agua desentierra.

Un arma letal

Por último me queda deciros que no tengáis reparos en utilizar estos pequeños señuelos aunque no sean los clásicos para pescar a las lubinas a lance ligero. Si os lográis adaptar a ellos os aseguro que sacaréis un gran provecho de vuestras jornadas de pesca.

¡Buena suerte y que pesquéis mucho!

Etiquetas:

No hay comentarios todavía.

Dejar una respuesta

Quantcast

Únete a nuestra comunidad de lectores

Si TE INTERESA LA PESCA DEPORTIVA TE INVITAMOS A UNIRTE A NUESTRA COMUNIDAD DE LECTORES, y no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones. YA SOMOS MÁS DE 7000 y seguimos creciendo. ¡¡SUSCRIBETE YA, es gratis!!

  • Somos el blog de pesca más leído de habla hispana
  • Hablamos sobre pesca a mosca, pesca continental, pesca marítima, pesca con kayak, noticias y mucho más...
  • Ya somos 27 los colaboradores los que publicamos en Coto de PeZca y seguimos creciendo.