Los ríos trucheros de España (III): El río Jerte

Los ríos trucheros de España (III): El río Jerte

Los ríos trucheros de España (III): El río Jerte

por 11 de diciembre de 2016 0 comments

Poco no se puede pescar en Extremadura, para mí la Comunidad Autónoma que más se ha dado cuenta de la importancia de la pesca deportiva y las posibilidades de empleo y desarrollo de las zonas rurales genera. Las larguísimas costas que generan principalmente los ríos Tajo y Guadiana con sus enormes embalses lleva a que sean miles los pescadores de fuera que se dirigen a buscar depredadores como el Siluro, Lucio, Lucioperca, Black Bass o las enormes carpas record de Orellana o Sierra Brava entre muchos otros emplazamientos.

Pero Extremadura también tiene un hueco en sus serranías norte para la trucha, en unas zonas muy sensibles por los cambios en el clima pero con una gestión más adecuada que otros territorios peninsulares no sólo han conseguido salvaguardar, también que sean muchos los pescadores de truchas que también visiten y aprecien. Las zonas trucheras de Extremadura están muy delimitadas, todas en la provincia de Cáceres. Salvo la zona de los Ibores y Villuercas en la Sierra de Guadalupe, una pequeña “isla” de aguas frescas y oxigenadas que hay que mimar, todo está a la sombra del Sistema Central, desde la Sierra de Gata a especialmente todo el sur de Gredos, con dos grandes áreas el Valle del río Jerte y el del río Tietar. La configuración de los valles es muy distinta. El Tietar hace años no tiene trucha, lo tienen los tramos altos de las distintas gargantas que en una caída impetuosa con desniveles totales que superan los 1.500 metros en muchos casos vierten y alimentan el Tietar.

El río Jerte es distinto, ofrece un tramo alto de aguas frescas donde habita la trucha como la de los afluentes que le alimentan y con el múltiples cotos y zonas de pesca donde disfrutar de la pesca de la trucha.

El río Jerte y la apuesta por la repoblación con trucha autóctona

Buena parte de que el Jerte siga siendo un rio de referencia en la pesca de la trucha está en llevar más de 20 años repoblando con trucha autóctona del propio río. A tan sólo dos kilómetros de la localidad de Jerte, en el límite de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, se encuentra el Centro de Salmónidos de Jerte. Las primeras instalaciones de la Piscifactoría de Jerte comenzaron a funcionar en el año 95 impulsada por la Unión de Pescadores de Jerte y ampliándose de manera gradual con el incremento de la producción de alevines de aguas frías a lo largo de los años. Actualmente se encuentra cedida por un periodo de 25 años a la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía funcionando a través de un Convenio entre el Ayuntamiento de Jerte y la mencionada Consejería.

Ocupa una superficie de una hectárea y disponen de once estanques y diez pilas para alevines de trucha y cuatro estanques más para reproductores. Existe una sala de incubación donde se realiza la reproducción artificial y donde los huevos embrionados obtenidos se distribuyen en un conjunto de 23 piletas de incubación. Los alevines de trucha común que se obtienen en este Centro de Salmónidos son repoblados en los ríos de diversas comarcas extremeñas como Jerte, la Vera, Hurdes o los Ibores. La piscifactoría de Jerte produce anualmente 500.000 alevines y más de 7,5 Tm de truchas de 22-25 cm para repoblación. Los alevines se repueblan en primavera y las truchas de mayor tamaño en otoño. Todo ello nutre especialmente este bello río plagado de rápidos y pozas y zonas muy bien acotadas donde practicar la pesca.

Los cotos y zonas de pesca de trucha del río Jerte

Además de su continua repoblación con ejemplares autóctonos, el río Jerte basa también su estado en combinar bien zonas vedadas con otras libres y sobretodo cotos donde poder disfrutar de la pesca. Es un gran río mosquero, con buenas eclosiones de insectos que en su tramo medio en zonas más anchas y en pozas también nos permite disfrutar de la pesca a spinning.

Su tramo más alto, en el término municipal de Tornavacas, desde su nacimiento hasta la piscina natural de Tornavacas está vedado de pesca. Más debajo de esta piscina, hasta el puente de “Navarro” y la desembocadura de la Garganta de Becedas está una buena zona libre de pesca, vedada, por supuesto, fuera de temporada. Las truchas no son muy grandes y es especialmente recomendada para la pesca a mosca dado el tamaño de la trucha.

Por debajo del Puente “Navarro”, aún en el término de Tornavacas tenemos el primer acotado de pesca del río Jerte, precisamente el que lleva su nombre. El Coto de Pesca río Jerte llega hasta la junta con la Garganta de los Papúos. No es un coto con mucha agua, especialmente en verano y más allá de alguna poza tiene amplias tablas para pescar especialmente a mosca, aunque muchos pescadores sieguen utilizando el cebo natural aún permitido. Da 12 permisos diarios (6 para ribereños) entre el tercer domingo de marzo y el 31 de julio con un cupo de 5 truchas desde 19 centímetro de medida.

Coto de pesca del río Jerte

Tras este coto, ya en los términos municipales de Jerte y Cabezuela hay un amplio tramo libre comprendido desde la desembocadura de la Garganta de los Papúos, hasta el puente de la urbanización de Cabezuela del Valle o “Los Marines”. Tras este tenemos el coto de pesca Peñas Albas ya en término municipal de Cabezuela. Este está ubicado desde Puente de la Urbanización o “Los Marines” hasta el Puente Nuevo o de la “Casa de San José”.

Coto de pesca de Peñas Albas

Es un coto que da una trucha mediana en un entorno algo más abierto, pero también frágil. La talla sigue siendo la misma, 19 centímetros, pero tiene menos permisos (8, distribuidos de 4 para socios de la sociedad de pesca Virgen de Peñas Albas y 4 para ribereños y pescadores de fuera). No se puede pescar los lunes, miércoles y viernes (salvo que sean festivos) y también cierra la temporada el 31 de julio.

El último coto está en aguas más remansadas y amplias. Es el Coto de Navaconcejo situado en el término municipal del mismo nombre, Navaconcejo y los de Rebollar y Valdastillas. Transcurre en la zona desde el Puente Viejo de Rebollar hasta el Puente Nuevo de Rebollar. Da truchas algo más grandes y barbos a mosca en aguas más amplias, pero tras piscinas naturales y mayor uso del río cuesta encontrar muchas zonas idóneas al final de temporada. No se puede pescar los lunes, miércoles y viernes (salvo que sean festivos) y también cierra la temporada el 31 de julio. Tiene 12 permisos diarios distribuidos en seis para la sociedad de pescadores colaboradora “El cerezo” y otros 6 para el resto.

Coto de Navaconcejo

Si el río Jerte nos da zonas amplias de pesca sus gargantas que desembocan en este gran río truchero incluso más. Lo dejaremos un siguiente capítulo de nuestro serial sobre los mejores ríos trucheros de España.

Más artículos interesantes

Destinos de pesca: La pesca en la isla Kodiak (I)
visitas 55
Continuamos con nuestros destinos de pesca ideales para la primavera y verano en el hemisferio norte y volvemos a Norteamérica, en este caso Alaska y ...
Destino de pesca: Pesca a mosca en Eslovenia (II), el río Soča
visitas 56
De todos los destinos de pesca a mosca en Eslovenia, sin duda, el más especial para muchos pescadores es el río Soča no sólo son sus aguas transparent...
La pesca de la trucha en Montana (I): El río blackfoot, los tramos altos
visitas 101
Montana con sus poco más de un millón de habitantes y su enorme superficie de 380.837 kilómetros cuadrados, unido a su abrupta naturaleza en el que co...
Destinos de pesca: Río Laxa Adaldal, Islandia, el paraíso de la trucha
visitas 346
Islandia es para muchos el destino perfecto para la pesca del salmón atlántico, pero, también lo es para sus preciosas truchas comunes. Todo un paraís...

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.