Las 5 razones por las que un pez ataca nuestros señuelos de pesca

Las 5 razones por las que un pez ataca nuestros señuelos de pesca

por 29 de mayo de 2012 5 comments

Existen varias razones que llevan a un pez a desencadenar un ataque a nuestros señuelos de pesca. Conocerlas puede darnos más pistas sobre el comportamiento de los peces y obtener picadas cuando todo lo demás falla.

Señuelos de pesca artificiales

Foto de pescanautas.com.ar

 

Vamos a ver a continuación las cinco principales razones de ataque a nuestros señuelos de pesca:

1. Hambre

Parece lógico que atacan por hambre. En la pesca con señuelo intentamos hacer creer al pez que ese objeto de plástico, madera o metal con anzuelos es algo vivo, algo natural que forma parte de su dieta, para conseguir que lo engulla al igual que lo hace con una presa viva.

Pez atacando a señuelos de pesca

Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes: cuando tienen hambre hay más posibilidades de engañarlos que cuando tienen el estómago lleno.

Presentaciones lentas, sutiles, poniéndoselo fácil y haciendo creer al pez que “la mesa está servida” serán la clave.

2. Ataque reflejo a los señuelos de pesca

El ataque reflejo es la segunda causa por la que un pez ataca un señuelo. Una presentación rápida, con un señuelo que “irrite” mucho al pez con sus vibraciones o colores, por ejemplo una spinnerbait, manejada a buen ritmo serán determinantes para que el pez ataque el señuelos sin pensárselo dos veces.

La técnica más apropiada es batir mucha agua, con muchos lances y recogidas rápidas, buscando los peces más activos del lugar.

3. Ira

La ira es también un desencadenante del ataque de un pez a un señuelo artificial. Puede darse el caso que al primer lance no obtengamos la deseada picada, pero que al repetir sucesivas veces la operación, y situar el artificial dentro del campo de acción del mismo pez, este “se harte” y acabe embocando el señuelo.

Así que si veis un pez que ignora vuestro señuelo insistidle un poco. Unas veces lo conseguiréis y otras tendréis que desistir… o cambiar de señuelo.

4. Instinto de protección

Este factor es el responsable de muchos ataques en la época reproductiva. No son pocas las especies que realizan un nido donde las hembras depositan los huevos, para posteriormente pasar a ser fecundados por los machos. En muchos casos los progenitores defienden el nido de posibles depredadores y también, en el caso de los machos, de otros competidores del género masculino, con el fin de que nadie más fecunde esos huevos que forman su descendencia.

El black bass es un claro ejemplo de especie que demuestra un fuerte instinto de protección. Al llegar la primavera se acercan a las orillas y pueden localizarse fácilmente en los nidos. Personalmente prefiero no molestar a los peces cuando sé a ciencia cierta que están frezando: el estrés generado al verse prendidos del anzuelo puede hacer abortar y perder las huevas a una hembra, o que abandonen el nido y desistan de su actitud de protección de sus futuros descendientes.

Anjova ataca a un señuelo

Cuando se encuentren en esta actitud, los peces están más pendientes de perpetuar la especie que de alimentarse. Centrarán sus esfuerzos en la freza, y en alejar algún posible enemigo o competidor del nido, gastando un mínimo de energía. Los ataques a los señuelos serán algo “desganados”, en muchas ocasiones solo lo perseguirán un poco, así que habrá que insistirles y estar atento.

Si clavamos alguno, procuraremos acortar la pelea al máximo y devolverlo al agua a la mayor brevedad posible. Nos jugamos la próxima generación de esos peces que tanto nos hacen disfrutar…

5. Curiosidad

“La curiosidad mató al gato”, dice el refrán. En este caso, la curiosidad también provoca ataques de un pez a un señuelo artificial.

Nosotros, los seres humanos, si sentimos curiosidad por algo lo examinamos y, seguramente, lo tocamos con las manos. Pero los peces no tienen manos. Si sienten curiosidad por algo nuevo, una de las reacciones puede ser que lo emboquen con suavidad para escupirlo rápidamente y así hacerse una idea de que es eso que tienen delante.

Esta sería la explicación por la que muchos señuelos con formas que no imitan nada en concreto (frecuente en algunos vinilos) o que tengan colores poco naturales consiguen picadas.

Y estas son compañeros, a mi modo de ver, las razones principales por las que los peces atacan los señuelos artificiales que les lanzamos. Existen más razones, pero en estas 5 se engloban un alto porcentaje del total de picadas que podemos obtener.

[box size=”large”]Y vosotros, ¿cuál creéis que es la razón principal por la que un pez ataca a los señuelos de pesca artificiales?[/box] 

Más artículos interesantes

Pesca del barbo a la ova
visitas 4.799
La pesca del barbo. El barbo no es uno de los peces con más glamour que habita en nuestros ríos, frente a truchas, lucios, black-Bass y ahora otros tr...
Claves para practicar la pesca de barbos a spinning
visitas 2.771
El barbo es en puridad, una de las pocas especies piscícolas 100% autóctona de nuestros ríos. Incluso la abundante carpa es en puridad una especie int...
Vídeo de pesca: Nudo clinch en tres versiones
visitas 2.214
Los nudos son una parte fundamental de la pesca. Realizarlos correctamente es vital para el éxito de nuestra jornada de pesca. Variedades hay muchas, ...
Pescar con lombrices de tierra en el mar , ¿por qué no?
visitas 9.565
Por increíble que pueda parecer, en la pesca marítima se pueden emplear, con un gran porcentaje de éxito, cebos que son clásicos en la pesca en aguas ...

5 Comentarios

Participa en la conversación
  1. Víctor Bocos
    #1 Víctor Bocos 30 mayo, 2012, 17:40

    Muchas gracias Jose.

    Tienes razón, ¿que sería de nosostros los pobres pescadores sin esas razones? Seguramente buscaríamos otras… 😉

    Un saludo

    Contesta a este comentario
  2. Juan Urrutia
    #2 Juan Urrutia 29 mayo, 2012, 12:43

    Estupendo artículo, Víctor. Buenos consejos sobre cómo “cabrear” a los depredadores. Saludos.

    Contesta a este comentario
    • Víctor Bocos
      Víctor Bocos 30 mayo, 2012, 07:17

      Muchas gracias Juan.

      Conociendo un poco las costumbres de los peces y utilizandolo en nuestro favor siempre podremos provocar alguna picada más a nuestro señuelo.

      Un saludo compañero

      Contesta a este comentario
  3. Toni Martínez
    #3 Toni Martínez 29 mayo, 2012, 10:09

    genial el artículo Víctor!!! Cinco buenas razones,sin duda. Un saludo.

    Contesta a este comentario
    • Víctor Bocos
      Víctor Bocos 30 mayo, 2012, 07:19

      Muchas gracias Toni

      No son las 5 únicas razones por las que el pez tomará nuestro señuelo, pero entre estas 5 provocarán un alto porcentaje de los ataques del pez al artificial

      Un saludo compañero

      Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.