La fiebre del oro, introducción a la pesca del abadejo

La fiebre del oro, introducción a la pesca del abadejo

La fiebre del oro, introducción a la pesca del abadejo

por 30 de marzo de 2013 1 comment

Si habéis tenido la suerte de pescar algún abadejo, sabréis que pocos peces lucen fuera del agua con tanto esplendor como él. Perteneciente a la familia de los gádidos, el abadejo (pollachius, pollachius) es una especie relativamente abundante en nuestras costas y que todavía no ha recibido por parte de los pescadores deportivos la consideración que realmente merece. Quizás la escasez de grandes ejemplares en la pesca costera motiva el desconocimiento general de este pez. Es cierto, los ejemplares de mayor talla se encuentran a cotas inaccesibles para el pescador de orilla, pero esto no debe convertirse en ningún condicionante, ya que podemos capturar bellos ejemplares (muy por encima de la talla mínima legal) que darán batalla suficiente a cualquier “soldado costero”.

El abadejo, me dice mi experiencia, gusta de fondos rocosos: siente especial predilección por zonas de escollera donde, a buen seguro, encontrará aquellos pequeños crustáceos y gusanos que conforman su dieta habitual. No lo busquéis en la espuma, ¡allí no va a estar! Digamos que el abadejo es bastante “tranquilote” y no se mete “en el lío” como sargos o lubinas.

Otros ambientes típicos de pesca son los puertos, bateas, etc. Pero si hay que destacar un aspecto importante y decisivo a la hora de definir su pesca, este es la noZturnidad. Vamos, que al abadejo le va la noche. Escolleras de grandes bloques e iluminadas artificialmente serían mi punto perfecto de pesca.

Pesca del abadejo a spinning

El abadejo caza, pero ¡ojo! no es una lubina ¿Qué quiero decir con esto? Muy sencillo: si queremos, específicamente, lograr la captura de esta especie no podemos pensar en velocidades de recuperación muy altas cuando practicamos spinning. Este ha sido el problema que hemos tenido hasta la aparición de los ya conocidos por todos vinilos: las imitaciones plomadas permiten recuperaciones lentas sin que la acción de su pesca disminuya. Otra modalidad de pesca muy extendida entre los aficionados es la que se podría denominar como “lance al natural”. Sin entrar en grandes detalles, consiste en un spinning muy lento y extremadamente fino en el que las muestras artificiales son sustituidas por cebos naturales (gusanos coreanos, quisquillas, tiras de calamar).

Tanto si empleamos cebos naturales como artificiales y pensando en una pesca desde la escollera, el equipo ha de ser muy liviano y extremadamente sensible, pensando en lanzar muestras que ronden los 10 g. de peso y teniendo en cuenta que la picada del pez a veces casi no llega a sentirse.

Pesca de abadejo a corcheo, fondo,…

Siempre que empleemos cebos que formen parte de la dieta habitual del abadejo tendremos posibilidades de capturarlo. Un montaje típico gallego es el “flotador y quisquilla” (he visto capturar cientos con esta técnica). Otra modalidad bastante extendida es la de pescar al “tiento”: como si de la misma pesca de la trucha con cebo se tratase, buscamos pequeños pozos formados entre los bloques de la escollera donde pasaremos la quisquilla al tiento. Un punto negativo de estas técnicas es la captura de numerosos ejemplares de pequeño tamaño que, con todo, deben ser devueltos inmediatamente al medio marino.

Consejos para la pesca del abadejo

Esto es una introducción a la pesca deportiva del abadejo. Os dejo, como resumen, los 5 consejos:

Apúntate a la noZturnidad

Sus hábitos de caza cuando se encuentra en la costa son, generalmente, nocturnos.

Busca en la escollera

Ayúdate de una linterna para buscar tu zona de pesca y busca las mejores posturas.

“Finura”

Diámetros de sedal fino, cañas livianas y muestras en torno a los 10 g.

Recuperación lenta

La recogida, en el spinning, debe ser muy sensible y debe evitar la recuperación alta.

Suelta a los pequeños

Me parece un auténtico crimen llevarse a casa ejemplares que incluso, debido a la extremada delicadeza de su carne, se estropean y no sirven para nada.

 

Más artículos interesantes

Consejos para sacarle el máximo rendimiento a tus engodos para el mar
visitas 551
Para los amantes del corcheo en el mar, el uso de unos buenos engodos puede convertirse en un factor determinante y hacer que nuestra jornada de pesca...
Pesca con stickbait hundido para el mar: cómo, cuándo y dónde
visitas 620
Estamos en fechas donde los grandes depredadores se acercan a la costa a cazar o son más accesibles desde embarcación, kayak o pato. Deberemos estar p...
¿Verano de dentones en el Cantábrico?
visitas 548
Desde luego, el verano que estamos viviendo es de lo más atípico. Al comienzo las lluvias fueron la tónica habitual, pero “Lorenzo” pronto nos devolvi...
La pesca del Roosterfish en las costas del Pacífico
visitas 318
Siguiendo con la búsqueda de las especies más deportivas tanto de agua dulce como salada en el continente sudamericano, toca hablar en esta ocasión de...

1 Comentario

Participa en la conversación
  1. Toni Martínez
    #1 Toni Martínez 3 abril, 2013, 10:41

    Muy buenos consejos para intentar la pesca de un fantástico pez.
    Saludos!

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.