¿Controles de alcoholemia en el mar?…

¿Controles de alcoholemia en el mar?…

por 27 de noviembre de 2014 2 comments

Hará cosa de un año, un día que reunimos una pequeña tripulación para seguirle la pista a los bonitos, llegó a mis oídos un comentario realmente sorprendente ¿Controles de alcoholemia en el mar?, que, de ser cierto, habría que ver qué consecuencias acarrearía, máxime cuando no es algo que se haya dado con antelación.

prieto1

Y es que desde ciertas instancias, parece ser que hay intención de establecer controles de alcoholemia para los patrones de los barcos, de un modo similar a los que se realizan en tierra firme. Por el momento no hay nada escrito en tal sentido, como tampoco se ha vuelto a mencionar el asunto, pero, a veces, cuando el río suena, es que agua lleva.

Gracia, hasta cierto punto

A priori, el asunto a muchos sonará a chufla y chirigota, pero no deja de ser cierto que, en determinadas fases del año, en especial cuando se afrontan largas jornadas de pesca deportiva en alta mar, algunas tripulaciones hacen acopio de ciertas vituallas que pueden llegar a afectar al normal raciocinio si se ingieren en notables cantidades, cuestión que los agentes del Servicio Marítimo ya han tenido oportunidad de comprobar en numerosas inspecciones rutinarias, principalmente durante la campaña estival que se establece en torno a los túnidos de alta mar, sea tras darse determinadas situaciones de peligro, o bien llegado el momento de realizar verificaciones con el fin de comprobar que todo va en orden. Y, sí, puede resultar gracioso momentáneamente que a nuestro capitán se le desencaje la mandíbula porque haya abusado del agua de fuego, pero cuando dicha circunstancia afecta a la seguridad del resto de embarcados y a otras personas y bienes, deja de serlo.

 ¿Dónde está el peligro?

A buen seguro que lo dicho hasta a ahora sonará a cuento chino, básicamente porque los peligros existentes en el mar difieren notablemente con los que hay en tierra firme, como también que parece imposible que las consecuencias de una mala maniobra puedan ser tan serias si no se ejecutan debidamente. Además, si nos paramos a pensarlo detenidamente, en esas largas singladuras que se afrontan, se suele salir con la mar en calma y en condiciones de absoluta visibilidad, lo cual complica severamente las posibilidades de poder tener un accidente medianamente serio, por no decir que es imposible. Así pues, ¿de dónde parte la idea, o en base a qué presupuestos se plantea la necesidad de instaurar esta supuesta regulación? Bien es verdad que nuestros representantes en ocasiones hacen propuestas “controvertidas” para la pesca deportiva, como que el humilde pescador costero salga a la orilla portando un casco, por citar sólo un ejemplo, pero se conoce que la preocupación en este sentido es tal que se ha dado cancha a tal posibilidad. Cuestión bien distinta es ver hasta qué punto se está dispuesto a aplicarla sobre el terreno.

prieto2

El patatús

Desde luego, no dejaría de ser jocosa la posibilidad de que se pudiera abordar una embarcación pesquera con la intención de hacer pruebas de alcoholemia a su piloto, no vaya la velocidad de crucero a suponer una amenaza para la navegación del resto de pescadores, pero bueno, por lo menos nos ahorraríamos que nos estuvieran aguardando a la vuelta de la esquina menos esperada, justo cuando menos se supone su presencia. Eso sí, a más de uno se le cortaría la alegría de golpe con apenas vislumbrar en la lontananza el casco de ciertas embarcaciones aproximándose a toda máquina hacia la suya, pues, de hecho, a veces se abusa de los líquidos espirituosos, y eso puede generar consecuencias a quien, precisamente, menos lo merece.

Con controles de alcoholemia en el mar tenemos polémica a la vista

Desde luego, la posibilidad de instaurar controles de alcoholemia en el mar, de ser cierta, no debiera tener un fin meramente recaudatorio, pero tampoco sería conveniente emplear eufemismos a la hora de definir y/o justificar su cometido, cosa por otra parte más que extendida en estos tiempos que nos ha tocado vivir, y sí explicar con razones de peso el porqué de la decisión. En cualquier caso, en época veraniega, habida cuenta el mayor desfile que se produce de embarcaciones, no estaría de más realizar un periodo de prueba para ver hasta qué punto es procedente aplicarla con carácter definitivo, y no a tontas y a locas, como más veces de lo normal se hacen las cosas desde las altas instancias. Al mismo tiempo, habría que definir múltiples situaciones, como si el control se aplica al patrón, al piloto, a la tripulación, o bien a todos ellos. En cualquier caso, su aplicación en el mar, de producirse, a buen seguro que generará polémica en el colectivo de pescadores, pues, por muy bien que se explique la medida, muchos serán los que no la comprenderán, sea por entendederas, o bien porque, simplemente, no les dé la gana, al considerar que en el mar no es preciso regular determinados comportamientos. En cualquier caso, quien nada hace, menos debiera temer, así que sigamos siendo responsables para que tal medida, si se adopta, no nos quite más que unos pocos minutos de dedicar atención a los aparejos.

2 Comentarios

Participa en la conversación
  1. miguel extevez
    #1 miguel extevez 13 diciembre, 2014, 12:23

    Yo por mi esperiencia de mas de treinta años llevando pequeñas embarcaciones por la ria de ares en a coruña he de decir que si que hacen faltaesos controles porque ves a cada uno que es un peligro no solo para ellos (se comen bajos de arena y rocas) como para los demas (te pasan a escasos metros a toda velocidad). Por eso yo digo controles de alcoholemia SI

    Contesta a este comentario
  2. Jesus
    #2 Jesus 27 noviembre, 2014, 11:12

    ¿Existe alguna normativa que indique la tasa de alcohol máxima para llevar una embarcación?

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.