Conoce los puntos clave para escoger un buen flotador

Conoce los puntos clave para escoger un buen flotador

Conoce los puntos clave para escoger un buen flotador

por 23 de noviembre de 2019 1 comment

La pesca a corcheo o con flotador es una de las más utilizadas por los aficionados a la pesca deportiva, ya sea en agua dulce o en el mar. Sin embargo, la elección del corcho o flotador adecuado para cada escenario o situación de pesca es algo que no todos tenemos claro y, a menudo, acudimos a pescar portando flotadores que no se adecuan a estas situaciones de pesca.

Por ese motivo, desde estas líneas nos hemos propuesto hacer una miniguía para poder escoger el corcho que mejor nos convenga atendiendo a las diversas características y diferencias que presentan los diferentes modelos de corchos que inundan el mercado de la pesca.

La forma, algo más que la simple estética

El primer punto en el que debemos fijarnos es el tipo de forma que puede tener un flotador. Existen varias, desde los clásicos de pera hasta los más estilizados e, incluso, los hay con formas más bien curiosas como los parecidos a púas de puerco espín.

Diferentes modelos de veleta

Para decantarse por un tipo de forma u otra deberemos tener presente el escenario donde vamos a utilizarlos. Así, un corcho estilizado será mucho mejor para aguas calmadas y sin excesiva corriente como interiores de puertos en agua salada o su empleo en embalses o ríos de aguas muy lentas.

Por otro lado, el uso de flotadores esféricos será más recomendado para aguas corrientes ya que, la forma de “pera” evitará que nuestro flotador se tumbe al ser llevado por la corriente.

Color: visibilidad clave

Otro de los aspectos en los que debemos fijarnos a la hora de adquirir nuestros flotadores será el color de los mismos ya que, dependiendo del que elijamos podremos tener una visibilidad mejor o peor según el escenario de pesca escogido.

Imaginad que vuestro lugar de pesca preferido es un roquedo en el que el batir de las olas provoca en muchas ocasiones que el agua esté blanca debido a la espuma. Sería muy nocivo para nosotros si acudimos a este lugar con un flotador blanco ya que tendríamos que hacer verdaderos esfuerzos para ver por dónde anda nuestro cebo. Por lo que sí optamos por un color más vistoso, como el rojo o el amarillo, ese problema será mínimo.

Sin embargo, ese mismo color blanco en un lugar de aguas más oscuras, como puede ser un puerto, o un embalse de aguas verdosas, aumentará la visibilidad ya que el contraste entre los dos tonos será mayor.

¿Corcho fijo o corcho corredizo?: cuestión de profundidades

Existen dos tipos de corchos atendiendo a la fijación de la línea. Por un lado tenemos los corchos fijos, es decir, aquellos en los que la línea, al pasar por su interior, queda fijada a través de la pluma. Para trabajar con este corcho, quitamos la pluma y corremos el corcho hasta llegar a la altura de la línea donde creemos que podemos tener la profundidad adecuada y, una vez hecho esto, fijamos de nuevo la pluma.

Los corchos corredizos, por el contrario, se deslizan arriba y abajo por nuestro sedal y tan solo se paran cuando un tope, que suele ser de hilo o una perlita de goma, les detiene.

¿Cuál usar? Pues cuando pesquemos en lugares con poca agua, por ejemplo con un máximo de dos-tres brazas, podremos utilizar los corchos fijos sin ningún problema. Ahora, si pescamos en profundidades grandes, más de 3 metros, un corcho fijo puede ser engorroso por lo que será más aconsejable utilizar uno corredizo.

El tamaño sí importa, y el peso también

Otro de los aspectos a tener en cuenta será el tamaño que deberá tener nuestro flotador, tamaño que va relacionado con el peso que puede soportar.

Es ilógico ir a pescar lubinas de tres o cuatro quilos con corchos pequeños, que apenas pueden soportar uno o dos gramos de peso, al igual que es absurdo intentar pescar bogas o peces pequeños con corcho grande y que pueda aguantar más de cincuenta gramos de peso.

Así que para saber el tamaño que mejor se adaptará a nuestras jornadas de pesca tendremos que valorar, primero, el tipo de peces que queremos atrapar y el cebo que utilizaremos, puesto que no es lo mismo pescar con cebos livianos como el asticot que utilizar cebos más pesados como cangrejos o trozos de pescado. También será importante valorar la profundidad a la que pesquemos, puesto que si a una profundidad alta queremos utilizar un corcho que pese poco, el cebo no llegará al fondo y, por el contrario, si pescamos en lugares donde apenas haya medio metro de agua, un corcho con mucho peso hará mucho ruido y puede espantar la pesca.

¿Existe el corcho perfecto?

Después de leer este artículo seguro que os estáis haciendo la misma pregunta. Lamentablemente no existe un corcho que sea perfecto. Lo que sí que existen son corchos que sean comodines, es decir, que podamos utilizarlos sin problemas en varios escenarios.

Tendréis que valorar vosotros mismos todas las variantes que hemos expuesto antes para que podáis elegir los flotadores que mejor se adapten a vuestros gustos. Por mi experiencia, y si os interesa, yo suelo utilizar flotadores corredizos que aguanten como mucho unos 10/15 gramos de peso ya que en los lugares que voy a pescar, este tipo de flotadores me van genial.

1 Comentario

Participa en la conversación
  1. Rata
    #1 Rata 28 noviembre, 2019, 10:44

    Yo llevo pescando desde niño con mi padre y ya tengo 49, aunque “pesco” en todas las modalidades, escenarios y e cualquier tiempo mi debilidad es la pesca a boya, siempre atento a la picada. Buen articulo y bien detallado, enhorabuena porque puede ser muy instructivo para los que quieran empezar en este maravilloso mundo de la caña de pesca, sea cuál sea la modalidad.

    Contesta a este comentario

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.