Carrete Okuma Ultralight, nuestro compañero de spinning para muchos años

Carrete Okuma Ultralight, nuestro compañero de spinning para muchos años

Carrete Okuma Ultralight, nuestro compañero de spinning para muchos años

por 25 de abril de 2012 0 comments

A menudo, cuando se testea un carrete éste acaba de salir al mercado. De esta forma, sabremos cómo se comporta una máquina nueva, pero no cómo llevará el paso de los años.

El Okuma Ultralight no sólo es un carrete que lleva mucho tiempo a la venta, sino que he pescado con él durante casi una década, y sigo haciéndolo, lo cual me permite apreciar sus cualidades desde una perspectiva poco habitual en este tipo de pruebas.

Con tan sólo 172 gramos en el modelo más económico y 180 en el que lleva bobina de aluminio, estamos claramente ante una máquina muy específica. El lance ultraligero es su campo y los depredadores de tamaño pequeño-medio, como la perca y la trucha, sus víctimas propicias.

Características técnicas
Probablemente el Okuma Ultralight no sea el carrete de maquinaria más suave, aunque, tanto el modelo de un rodamiento como el de tres, ofrecen una recogida cómoda. Sin embargo, su ligereza, el freno frontal micrométrico y su robustez, lo hacen idóneo para el trato duro. Aquél que quiera un compañero fiel que no falle en muchos años, tiene en este pequeño gran Okuma la opción ideal. Una vez al año, dos si pescamos mucho, aceitaremos el mecanismo interno. Digo aceitaremos porque, en carretes de estas dimensiones, el uso de grasa puede entorpecer el funcionamiento de los engranajes.

Su velocidad de recogida, cinco vueltas de pick up por una de manivela, es suficiente para manejar señuelos muy diversos como pequeños peces artificiales, cucharillas y vinilos.

La capacidad de la bobina es ligeramente superior a la que indica el fabricante: puede cargarse, no con setenta y cinco, sino con casi cien metros de sedal de veinte centésimas. Esto, a mi entender, es una ventaja al hacerlo más polivalente.

En acción de pesca
No puedo recordar cuántas truchas habré sacado con este carrete, disfrutando al máximo con varas verdaderamente livianas que quedaban perfectamente compensadas por el escaso peso de esta pequeña máquina. Principalmente éste ha sido el uso que le he dado, compaginándolo con la pesca del bass con la hoy denominada técnica finesse (consistente en el uso de señuelos, sobre todo vinilos sin plomear, de reducidas dimensiones).

Un hilo de 0,20 tiene suficiente resistencia, si el carrete posee un freno lo bastante progresivo, para bregar con peces de notables dimensiones. En una ocasión, utilizando el modelo más sencillo, cargado con un 0,16 pensando el las desconfiadas truchas burgalesas, me sorprendió el ataque de un barbo de un kilo que engulló la pequeña cucharilla que hice deslizarse por un torrente. Tras una pelea de infarto pude hacerme con él, una caña progresiva y el freno del carrete lograron doblegar al bravo ciprínido tras el primer y brutal embate.

Pero un carrete no sólo ha de ser robusto, hay otros factores que influyen en que su uso sea satisfactorio. Uno de ellos es la anchura de la bobina, en este caso, teniendo en cuenta sus modestas dimensiones, podemos decir que su diámetro es relativamente elevado. El efecto de esta característica influye directamente sobre el lance, que será más largo y preciso.

En cuanto al manejo de señuelos, a pesar de que su guía-hilos no es de última generación, sino más bien sencillo, se muestra solvente en recogidas a tirones largos con pausas y, por supuesto, en la clásica lineal. En los tironcitos cortos y rápidos cumple, aunque bobina el sedal de forma menos uniforme pero sin llegar a causar problemas.

A favor

– Ligereza

– Durabilidad y robustez

– Freno micrométrico

– Facilidad de mantenimiento

– Longitud y precisión del lance

– Bobina de repuesto (modelo plateado)

– Precio

En contra

– No tiene antiretroceso infinito

– El guía-hilos podría ser más preciso

Conclusión
Por un precio sin competencia tendremos un compañero de pesca para muchos años, ideal para quien busca la máxima emoción reduciendo la potencia del equipo para practicar una pesca sumamente deportiva.

El carrete Okuma Ultralight es el complemento ideal para equilibrar una caña ultraligera. Con él lograremos lances sumamente precisos con un leve movimiento de muñeca, algo fundamental en pequeños ríos.

Y tú, ¿ya lo has probado?

Más artículos interesantes

Caña Hart Attraction Series, el spinning ultraligero a buen precio
visitas 1.547
De la prestigiosa firma Hart, nos llega una propuesta para el spinning más ligero a un precio ciertamente asequible.   Se trata de la c...
Pesca con stickbait hundido para el mar: cómo, cuándo y dónde
visitas 552
Estamos en fechas donde los grandes depredadores se acercan a la costa a cazar o son más accesibles desde embarcación, kayak o pato. Deberemos estar p...
¿Verano de dentones en el Cantábrico?
visitas 509
Desde luego, el verano que estamos viviendo es de lo más atípico. Al comienzo las lluvias fueron la tónica habitual, pero “Lorenzo” pronto nos devolvi...
La pesca del Roosterfish en las costas del Pacífico
visitas 301
Siguiendo con la búsqueda de las especies más deportivas tanto de agua dulce como salada en el continente sudamericano, toca hablar en esta ocasión de...

No hay comentarios todavía

Participa en la conversación

No hay comentarios.

Anímate y se tú el que comience los comentarios de este artículo.

Tus datos estarán seguros!Tu cuenta email y datos no serán publicados, ni compartidos con terceros.